domingo, 17 de marzo de 2019

Voluntad nº7

Voluntad 7 by on Scribd

No a la injerencia imperialista en Venezuela y América Latina

Son épocas convulsionadas en Latinoamérica, y el proceso por el que está pasando Venezuela es un caso emblemático de un nuevo período histórico. En este sentido, sin hacer grandes análisis esta coyuntura de injerencia de proyectos imperialistas atraviesa a toda la región, por tanto no nos es ajena.
Creemos firmemente que sólo los y las de abajo, organizados, somos los únicos capaces de encauzar un proyecto que contemple no sólo nuestras necesidades más inmediatas sino también nuestros grandes anhelos como clase de terminar con las desigualdades económicas, culturales y políticas. Ningún gobierno, desde arriba, representará los verdaderos intereses de los y las oprimidas; y menos aun lo harán esos imperios nefastos que buscan sojuzgar pueblos enteros.
El peor escenario no está lejos, intervenciones militares imperialistas o guerras civiles promovidas por EEUU están a la vuelta de la esquina. El gobierno de Maduro o la intervención yanqui, esa falsa dicotomía que se replica en todos los países de la región pareciera no dejar salida alguna fuera de ella. Es tarea nuestra, como hijos e hijas del pueblo, despejar esas nubes que ocultan, tiñen y marean a quienes estamos más afectados por este sistema de dominación. En este sentido, la historia nos ha enseñado duramente, que la intervención yanqui y demás proyectos imperialistas sólo han significado muerte, empobrecimiento, fragmentación y, muy especialmente, miedo. Pero tampoco olvidamos que las resistencias de la clase oprimida han sido lo suficientemente fuertes como para poner en jaque los programas de estas grandes potencias.
Son tiempos de lucha, de reflexión y convicción. Es momento de defender las conquistas más sentidas de nuestra clase y profundizar los procesos de transformación social. Siempre buscando fortalecer el poder popular autogestivo.
NO A LA INJERENCIA IMPERIALISTA EN VENEZUELA Y AMÉRICA LATINA
NI GUERRA CIVIL PROMOVIDA POR EL IMPERIO NI INTERVENCIÓN YANQUI
SIEMPRE POR LA CONSTRUCCIÓN DE UN PUEBLO FUERTE

8M: A LA HUELGA COMPAÑERAS!!

Hagamos que mañana sea una jornada histórica de lucha, donde las mujeres que durante cientos de años estuvimos confinadas al ámbito privado no solo ocupemos las calles sino que con un paro activo visibilizemos todo el trabajo remunerado y no remunerado que hacemos cotidianamente en favor de las ganancias de los de arriba. Nos vamos a negar a trabajar, no solo para los patrones y patronas sino también en tareas de cuidado vinculadas a la reproducción de la vida, es decir, aquellas tareas que se consideran que tenemos que hacer por amor, por nuestro rol o por naturaleza. 
Como anarquistas políticamente organizadas apuntamos a eliminar de fondo todo tipo de opresión, orientando la lucha para que no quede en cambios individuales en costumbres y estilos de vida. Entendemos como estratégico articular las reivindicaciones de género con el resto de nuestras luchas. Lo que implica organizarnos cotidianamente con nuestras compañeras del sindicato, del barrio, de la escuela o universidad. Nuestra intervención en las jornadas de mañana será así, organizadas con nuestras hermanas de clase, como hijas del pueblo. 
Es momento de reafirmar nuestro compromiso enfrentando a este sistema inmundo y aberrante. Contra una desigualdad sistemática que privilegia al varón blanco heterosexual por sobre las mujeres, las lesbianas, las trans, las bisexuales; pero también contra el capitalismo y el colonialismo fundamentales para articular la dominación, alimentándose y retroalimentándose constantemente con el patriarcado.
Creemos en un feminismo que se plantee con autonomía de quienes solo piensan candidaturas e instituciones, entendiendo que el parlamento no va solucionar las demandas y necesidades de las de abajo, porque simplemente son estructuras que no permiten ni permitirán nunca la participación real de las oprimidas, llevando a que nuestra lucha tome las formas de los modelos de poder dominante. 
Nuestro feminismo no es el de las ricas y las poderosas. El nuestro es el de las hijas del pueblo. Es el de todas esas compañeras que se organizan y luchan por cambiar de raíz este sistema. Es el que apuesta a la construcción de Poder Popular como germen y expresión de otra sociedad. Es el feminismo de las desheredadas que nada tenemos que perder salvo nuestras cadenas. Así nuestro feminismo es parte fundante e indispensable de nuestra estrategia.
Sistemáticamente los relatos históricos han buscado dejar fuera de la memoria colectiva nuestra lucha. Nosotras no olvidamos la historia de la resistencia de las compañeras trabajadores, migrantes, originarias, negra, pobres, que hace siglos vienen luchando en nuestras tierras y en todo el mundo. 
VIVA EL PARO DE MUJERES!!
ARRIBA LAS QUE LUCHAN!!

viernes, 1 de marzo de 2019

Solidaridad con la lucha del pueblo haitiano



Hace tiempo que Haití, uno de los países más pobres del mundo, se ve convulsionado por grandes protestas. En los últimos días la lucha en la calle y la confrontación directa fue en aumento. Las y los de abajo vienen dando claros gesto de que el camino para un cambio vendrá a través de la lucha y organización popular, sin confiar en las recetas de hambre del presidente Moise.
Desde la FAR expresamos nuestra solidaridad con el pueblo en lucha de ese país. No a la represión a la protesta social!
Arriba las y los que luchan!

jueves, 1 de noviembre de 2018

Nora Giavedoni Presente!

Un 15 de Noviembre hace una década nos dejaba la militante anarquista Nora Giavedoni. Compañera que pese a su temprana partida marcó un capítulo muy importante de la militancia anarquista en la ciudad de Rosario y de la cual, entendemos, nuestra organización marca continuidad.
La OAR (Organización Anarquista de Rosario) se planteó en la coyuntura de cambio de siglo una estrategia para volver a acercar el anarquismo a las luchas sociales. Logró consolidarse como organización política anarquista, con un fuerte vínculo con la hermana federacion Anarquista uruguaya. Pero también la militancia en diferentes espacios sociales fue muy importante, especialmente podemos referirnos al proyecto territorial, en el Centro Social Libertad de barrio Toba y lo antirepresivo en la Coordinadora de Trabajo Carcelario.
El anarquismos organizado hace rato que trata de volver a jugar un rol impulsor en las luchas sociales que motoriza nuestro pueblo, y la compañera
NORA fue muy importante en esa labor.
La recordamos peleando como lo hizo ella contra el sistema de dominación !!
Viva la anarquía!!
Nora PRESENTE!!

lunes, 19 de junio de 2017

¡Acción directa popular para enfrentar el ajuste y la represión!



Coyuntura  Junio 2017

Dando una mirada superficial sobre los hechos más relevantes de la escena política nacional, nos encontramos con una coyuntura marcada casi únicamente por los avatares electorales. El cierre de listas de los distintos partidos, la posibilidad o no de que Cristina sea candidata, las duras negociaciones de la izquierda electoral por los lugares en las boletas, se suman al altísimo grado de descomposición de la politiquería burguesa, que se expresa en alianzas que desvirtúan cualquier vestigio de convicción política. Un verdadero circo electoral.
Pero si nuestra mirada va más allá de lo superficial, y ponemos el foco en el escenario de la lucha de clases, nos encontramos con que las batallas que se están dando, en ese plano, son mucho más significativas que cualquier elección.
Por un lado el gobierno, aun con todos los condicionantes que implica estar en campaña, avanza con su plan de ajuste. La inflación sigue creciendo, al igual que los despidos y suspensiones. En este marco la quita de pensiones por discapacidad, es expresión de la brutalidad del ajuste en marcha. Aun así, podemos esperar cierto recrudecimiento de este tipo de medidas para después de los comicios.
Los acuerdos con el imperialismo, marcan claramente su objetivo estratégico: reducir el gasto público y el déficit fiscal, así como atacar derechos laborales y previsionales, mientras el endeudamiento facilita la gobernabilidad y las negociaciones con distintos factores de poder. Macri busca posicionarse en el mundo como un abanderado del libre mercado, con todo lo que eso significa para países dependientes como el nuestro, más extractivismo, saqueo y devastación.
El acuerdo con la burocracia petrolera en “Vaca Muerta”, es el modus operandi que se pretende aplicar a todos los gremios. Ya se avanzó con Gerardo Martinez de la UOCRA, con el ex-cristinista Aldo Pignanelli, y se intentará llevar al plano de la educación de la mano de una supuesta imitación del modelo finlandes. Con el visto bueno de las burocracias, el gobierno busca desregular lo más posible las relaciones laborales, afectando los convenios colectivos, el salario, y las condiciones de seguridad de los/las trabajadores. Sumado a que se busca también limitar el ejercicio del derecho a huelga.
Es necesario tener presente aquí un dato de la coyuntura latinoamericana, el ajuste que se aplica a escala regional es importantísimo para las clases dominantes. Si analizamos, por ejemplo, lo que pasa en Brasil, nos encontramos con que el ajuste había comenzado tímidamente con Dilma, se profundiza con Temer, y aun con masivas movilizaciones, y la realización de un paro general, cierta parte de las instituciones de dominación sostienen al gobierno para garantizarlas reformas laborales y previsionales.
Las clases dominantes tienen claro lo que buscan con su programa, si el mismo se lleva a cabo o no por medios democráticos-burgueses es un dato accesorio. Es a esta ofensiva regional a la cual hay que oponerle una resistencia de las organizaciones populares autónomas de nuestra américa latina.
En lo local entendemos que sea cual sea el resultado electoral, el programa de ajuste se llevará adelante, y la única forma de frenarlo es con la acción directa popular. Así la participación en las elecciones no hacen más que debilitar esta vía y facilitar un clima político-institucional que hace posible la avanzada sobre los derechos de los y las de abajo.  
Para nosotros/as el camino, es el que tomaron los colectiveros/as de Córdoba, con un paro a pesar de las burocracias, las patronales, los medios de comunicación y apuntalado por la solidaridad de clase. Realizado en contra de una paritaria que recorta su salario, que se cerró por métodos burocráticos sin participación alguna de la base y los despidos de más de 80 trabajadores/as.
Con respecto a la intención de quitar las pensiones por discapacidad, queda clara la capacidad de respuesta del pueblo, que viene poniendo límites al ajuste a través de la movilización popular, y obliga una vez más al gobierno a retroceder, al menos parcialmente, en este tipo de medidas.
 También desde el sur del país se están dando lecciones de resistencia. Las movilizaciones en Santa Cruz, una provincia quebrada por el Kirchnerismo y asfixiada por Cambiemos, logró poner casi al borde de la destitución a Alicia Kirchner, ante los reclamos por falta de pagos a docentes y jubilados. Y aun con el rescate financiero del gobierno nacional, no se logra desmovilizar al pueblo santacruceño. La huelga docente continúa y lleva más de 70 días de paro, sumado a la toma de la casa de gobierno de Santa Cruz, por parte de los jubilados, en la cual la policía, en un acto de rendición desistió de reprimir, permaneciendo desarmados. En Rio Negro una movilización en contra del endeudamiento termina con el encarcelamiento de Rodolfo Aguiar y Aldo Capretti dirigentes de ATE, lo que luego desencadena varios piquetes, movilizaciones y paros regionales, logrando su liberación y exigiendo el cese de la persecución política.
Además un sector de las organizaciones sociales siguen movilizadas en varios puntos del país denunciando el crecimiento del hambre, la desocupación y la precarización en los barrios a pesar del acuerdo que el triunvirato piquetero mantiene con el gobierno. El eufemismo de la “economía popular”, creado por el triunvirato a través de la ley de emergencia social, prendió rápidamente en el discurso estatal.  El gobierno logró gracias a la ayuda del Papa, quien gerencia al triunvirato, ocultar los porcentajes altísimos de desocupación y marginalidad que se sufre en el país. Ahora a los trabajadores desocupados se les llama trabajadores de la “economía popular”.
En materia de DDHH fue también muy importante la resistencia que encontró el infame fallo del 2 por 1 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. No fue más que la lucha en la calle lo que frenó esta medida, al poner contra las cuerdas a los sectores dominantes demostrando que no se iba a permitir este atropello, obligando a dar un tratamiento exprés de una ley que limite este beneficio a los represores. Dos grandes jornadas de movilización contaron con presencia masiva en diferentes puntos del país, la primera fue el 4 de Mayo, como reacción inmediata al voto de la corte, donde diferentes organizaciones se dieron cita en la tradicional ronda que organismos de derechos humanos sostienen de forma permanente. Luego será el 10 de Mayo donde se hará una convocatoria de mayor masividad, logrando a pesar de intenciones de acumulación de tipo electoralista de algunos sectores políticos, dar un golpe en unidad que sería clave para frenar la aplicación de esta ley.
La lucha feminista continúa siendo un polo de acumulación de resistencias muy importante. Se sostiene, por ejemplo, la masividad de la convocatoria del 3 de junio con la consigna “Ni una menos”. Y ha sido una gran victoria de la lucha feminista la excarcelación de “Higui”, quien estuvo presa desde octubre hasta junio por defenderse de una violación “correctiva”, en la cual participaron 10 hombres que buscaban “curarla” de su condición de lesbiana.  Aunque hay que decirlo, la violencia machista tampoco parece dar tregua, ya que se multiplican los femicidios, y mucho de ellos son de una brutalidad inusitada.
Es difícil poder dar cuenta, de forma exhaustiva, de la cantidad de episodios de resistencia que se están dando a lo largo y ancho del país durante los últimos meses desde distintos sectores en lucha, como así también, es difícil tener un registro total de la reacción  represiva del estado. Lo que intentamos dejar plasmado aquí es que la respuesta popular viene siendo contundente (y tal vez está teniendo mayor gravitación en lo que se denomina erróneamente el “interior” del país), aunque  todavía no toma forma de un cuerpo articulado, con un programa común gestado desde las bases.
Para enfrentar a los proyectos de dominación de la clase dominante, es imprescindible fomentar la organización de  los sectores oprimidos y  la búsqueda de la unidad en la lucha, siempre apuntando a que la misma se exprese en la calle, como terreno de la política de los y las de abajo.
La acción directa popular es el único camino para enfrentar el ajuste y la represión. Desde la FAR apuntamos a contribuir a su organización y su proyección hacia la construcción de poder popular y socialismo libertario.


jueves, 30 de marzo de 2017

CARTA OPINIÓN MARZO -ABRIL 2017 - fAu



Un año que se perfila complicado… pero con mucha lucha


Por primera vez en la historia del país, se abre una discusión presupuestal a mitad de un período de gobierno. El Presupuesto fue elaborado por dos años debido según el gobierno a la “volatilidad e inestabilidad internacional”. Ahora se re-discutirá todo o buena parte del mismo. Pero ya el Presidente y el Ministro de Economía han abierto el paraguas de la “prudencia en el gasto”.
Lo interesante es que algunos datos de la economía niegan ese estado de “eterna prudencia” cuando se trata de gastar en áreas sociales. El primer mes del año ha sido de un verdadero “boom” turístico de los sectores de más altos ingresos, las exportaciones han aumentado, el Producto Bruto Interno mantiene un cierto crecimiento… Es decir, hay de dónde obtener recursos para la salud, la enseñanza, generar fuentes de empleo genuinas y permanentes.
Pero para lo que el gobierno no duda en despilfarrar los fondos públicos, donde no hay “prudencia” alguna, es en invertir para que se instalen proyectos de empresas multinacionales, tal es el caso de UPM. Cientos de kilómetros de vías férreas, ampliación del Puerto de Montevideo, sumado a ello, las exoneraciones fiscales a las que renuncia el Estado, nos dicen que será el pueblo uruguayo el que financie la instalación de la segunda planta de este gigante del sector papelero-forestal en el país. Para que sigan saqueando los recursos naturales y nuestra riqueza….
Tampoco se duda en seguir beneficiando al capital financiero con las AFAPS. Los “cincuentones”, toda una generación robada por el capital extranjero, se jubilará cobrando una miseria, mientras las arcas de las empresas del sector desbordan. No hay voluntad del gobierno para cambiar esta política.
En este marco, la distribución de la riqueza continúa en un proceso de expansión de la brecha. Es decir, los ricos son cada vez más ricos, los de abajo somos cada vez más pobres. Los últimos ajustes salariales fueron calculados en base a una inflación del 8,10%, cuando en realidad el promedio anual fue de 9,6%, por lo tanto, se incrementa la pérdida salarial de los trabajadores, en aras de que los números cierren.

Trump y el contexto internacional

El triunfo electoral de Trump marca el crecimiento de la derecha en lo político e ideológico y también que si la izquierda y el movimiento popular no canaliza el descontento de la gente, lo hará la derecha, incluso la más extrema. Muchas de las políticas anteriores se continuarán o se profundizarán. Sin duda que plantea una nueva situación internacional e interna de EEUU que habrá que ir analizando, pero lo novedoso o llamativo es que EEUU ahora se muestra como el adalid del proteccionismo económico y China se presenta como la defensora del “libre comercio”.

El TLC con China

En este contexto, adquiere una nueva dimensión las negociaciones con China. El viaje del Presidente de la República con amplia comitiva a China el año pasado tuvo como objetivo obtener un Tratado de Libre Comercio (TLC) con dicha potencia. Se habló del rol de China como nuestro principal mercado comprador y la importancia de este acuerdo para aumentar los volúmenes exportables de soja, celulosa, carne, es decir, materias primas.
Para China nuestro país es un pequeño mercado y no necesita ningún TLC para inundarlo con productos industriales. Pero con el TLC dicha situación aumentará. El problema es que los productos nacionales de diversas industrias como el metal, plástico, caucho, textiles-vestimenta, madera, automotriz- autopartista, etc., no podrán competir – ya no lo hacen o lo hacen a duras penas- con la producción del gigante asiático y dichas industrias se verán en la disyuntiva de cerrar, perdiéndose miles de puestos de trabajo. Es decir, que el TLC con China es un ataque al empleo de la clase obrera uruguaya.
Por otro lado, si aumentar las exportaciones a dicho país, seguramente ingresen más divisas, pero se deberá volcar parte de ellas a financiar los seguros de paros de los trabajadores de las fábricas que cierren. Podrá existir algún nivel de inversión en áreas sociales, pero nos deja en una situación de extrema dependencia y vulnerabilidad. Pero lo fundamental es que la mayor porción de las ganancias por exportaciones va a parar a las arcas de las multinacionales del agro negocio como Dreyfus, Monsanto-Bayer, Cargill o de los frigoríficos extranjeros como JBS.
El TLC con China profundiza la dependencia económica de Uruguay porque:
-continuamos produciendo y exportando materias primas y no se desarrolla ninguna industria, al contrario, cierran
-la economía del país sigue en manos de capitales multinacionales y nacionales vinculados a éstos
-quedamos a expensas de la economía china y aumenta el endeudamiento externo de Uruguay
Parece ser que las negociaciones se han enfriado, debido a que China no quiere problemas con Brasil. Pero si el acuerdo fuera con el Mercosur, las consecuencias para Uruguay serían las mismas.
Una calma “chicha”…
Todo parece indicar que la crisis económica en el país ha sido contenida, que no va a haber grandes descalabros producto de la situación internacional. Ello se evidenció en el “afloje” que Tabaré Vázquez garantizó en la ronda de Consejos de Salarios en noviembre del año pasado. Pero dicho “afloje” -que no fue más que volver a pautas anteriores- significó oxígeno para las prácticas reformistas en el movimiento sindical, desarticulando toda posible profundización de la lucha, cuando se evidenciaba, en la construcción y otros sectores, ese escenario. Margen político -económico del gobierno que le tira una línea al reformismo sindical para mantener “las cosas bajo control”, más aún luego de haber procesado un ajuste en el 2016 y donde en meses venideros se estará discutiendo nuevamente el Presupuesto, que ya se prefigura como instancia compleja, donde se hacen muchos discursos desde el gobierno pero que en concreto serán escasos los recursos destinados al mismo.

Otra vez los Derechos Humanos

Debido a que en el país están bloqueados los caminos para establecer cierta justicia en lo referente a los crímenes de la dictadura militar, familiares y organizaciones de Derechos Humanos, incluso el gobierno, colocaron su expectativa en la justicia italiana. Se intentaba abrir un camino cerrado en el Uruguay.
El gobierno uruguayo casi dejó escapar a Tróccoli, ese militar que se dio el lujo de estudiar en la Facultad de Humanidades para justificar el horror y la barbarie. Trámites demorados, presentaciones fuera de fechas, plazos que se vencen, pruebas que no llegaban, pero más allá de las piedras que intencionadamente se colocaron en el camino, varios hombres y mujeres de buena fe, esperaban abrir una brecha de justicia.
Pero era lógico, un país lejano, que no intervino en el Plan Cóndor, por más que sus víctimas fuesen también ciudadanos italianos, no va a comprarse un lío internacional juzgando a los perros fieles de la potencia mundial durante los años ‘70. No hubo un solo condenado, salvo el “gobernante civil de turno”, con lo cual se vuelve a insistir en la idea de la “obediencia debida”.
Quienes esperaban una solución, este juicio les ha arrojado en la cara nuevamente la más cruda realidad. No hay caminos posibles de verdad y justicia a través de la justicia burguesa; la misma está confeccionada para defender a la burguesía y a quienes hacen su “tarea sucia”. La dictadura y el Plan Cóndor fueron políticas de genocidio.
Política represiva que no terminó con la dictadura. Ahí están los “archivos Castiglioni” para señalarnos que no se terminó con la dictadura militar la investigación, infiltración y espionaje a organizaciones populares – sociales y políticas- pero también a la casta politiquera. Los mismos que estuvieron al frente de la OCOA, fueron los jefes de los servicios de inteligencia en “democracia” y varios archivos y datos continúan sin aparecer. Impunidad, eso han sembrado militares y gobiernos y es una muralla difícil de tirar abajo. Para peor, el robo de informes al GIAF y las amenazas a jueces y fiscales que han venido actuando en causas de DDHH, nos demuestran que están frescos, operando, impunes, los golpistas de ayer y de siempre. Ese aparato militar que sólo sirve para oprimir al pueblo.
Sólo la lucha popular permitirá saber toda la verdad e ir encontrando respuestas al destino de nuestros compañeros que lucharon por una sociedad de igualdad, justicia, fraternidad y desmontar esos “servicios” tan necesarios para el enemigo de clase.

Enseñanzas que deja el “progresismo”

– Debido a la huelga de los trabajadores de la enseñanza en 2015 el gobierno decretó la “Esencialidad”, medida que nos retrotrae a la época del Pachecato, antesala de la dictadura militar. La respuesta popular no se hizo esperar y fue contundente. El gobierno dio marcha atrás con el decreto pero esta misma medida se ha venido aplicando en diversos conflictos de trabajadores públicos (municipales, salud).
-“Afloje” para evitar mayores luchas de los trabajadores sin otorgar prácticamente nada. Como decíamos, el gobierno tiene aún cierto margen para negociar y otorgar algunas concesiones al movimiento popular y evitar un enfrentamiento con el mismo. Ese margen está condicionado por la situación económica pero también por los sectores reformistas que dirigen el movimiento popular que no están dispuestos a profundizar la lucha, más aún luego de los acontecimientos regionales. Es de destacar que el FA es hoy el único gobierno “progre” del Mercosur y el reformismo no está dispuesto a movilizarse a fondo por miedo a perder las elecciones.
-No se han desarrollado políticas de reformas sino más bien políticas sociales de contención. La distribución realizada de planes sociales y sus variantes si bien han impactado en algo en los sectores más pobres de la sociedad, no han modificado su situación, no han generado empleo estable y que permita elevar el nivel de vida de estos sectores y ni que hablar que no han impactado en la redistribución de la riqueza. Es una política de “parche”, mejorista, pero que evita meterse con alguna arista dura de la problemática social. De hecho, brillan por su ausencia planes de vivienda popular, generación de fuentes de trabajo, y sobre Derechos Humanos ni hablar. Es más, en los barrios más pobres lo que ha aumentado es la presencia de la Guardia Republicana.
Así se está luchando
Más allá de “aflojes”, los trabajadores están luchando. A fines del año pasado, además de las medidas tomadas en las obras por los trabajadores de la construcción, destacó el conflicto de los trabajadores de los supermercados, que trancaron fines de semana enteros los mismos, generando pérdidas millonarias a una cámara patronal en su mayoría trasnacional y que no conoce “crisis”. Una patronal que no quiere pagar $20 mil de salario a sus trabajadores cuando embolsa millones de dólares. Este es un claro ejemplo de la lucha de clases y esta realidad no hay flexibilización de las pautas que lo modere. La rapacidad empresarial allí estuvo en su máxima expresión, lo mismo que la tenacidad y combatividad de los trabajadores que han desarrollado una importante experiencia. Caso extremo, es la avanzada patronal de Tata quitando los beneficios de los ex trabajadores de Multiahorro, absorbidos por la empresa con la compra de dichos supermercados.
En el norte del país, un conjunto de familias vinculada a UTAA han ocupado 250 hectáreas que hace años reclaman al Instituto de Colonización pero éste no las otorgaba. La ocupación trabajará en conjunto con otra ocupación anterior en Colonia España. Tierra para quien la trabaja…
Inpresora Polo vuelve a estar ocupada. Una empresa que está prácticamente en quiebra. Otro ejemplo de pérdida de fuentes laborales pero que viene siendo resistida por la Comisión Interna perteneciente al Sindicato de Artes Gráficas.

América Latina se mueve

El golpe de Estado “blando” en Brasil no quedó sin respuesta popular. Frente al avance neoliberal de los de arriba, distintos sectores populares salieron a la lucha. En 2016 se hizo notar fuertemente la lucha estudiantil con la ocupación de varias escuelas, liceos y universidades a lo largo y ancho del país, si bien fue en el Estado de Paraná donde mayor resonancia tuvieron las movilizaciones, todo Brasil se vio movilizado contra el deterioro de la educación pública y la congelación del presupuesto nacional por 20 años!!!
También diversos sindicatos comenzaron a movilizarse por reclamos puntuales frente a la aplanadora neoliberal. Lo mismo ha venido desarrollando el movimiento de los Sin Techo y en menor medida el campesinado rural.
Varias luchas se están desarrollando exigiendo desprocesar a varios militantes o cerrar definitivamente las causas judiciales que tienen en su contra. En Porto Alegre, seis compañeros enfrentar juicios por haber participado de las movilizaciones de 2013 por el transporte popular. En Río de Janeiro, continúa preso Rafael Braga, joven negro, pobre, cuida-coches, detenido en las movilizaciones de 2013, a pesar de no haber participado de ellas. Se castiga en él a la mayoría pobre y oprimida de Brasil. También continúa la campaña por su libertad. Continúa a su vez, la lucha para archivar la causa contra cinco dirigentes sindicales del SIMCA (sindicato de los municipales de Cachoerinha, municipio de la periferia de Porto Alegre), luego de haber triunfado en una huelga histórica el año pasado.
Pero más allá del empuje de estas luchas, el reformismo no quiere desperdiciar la oportunidad de volver al gobierno y ya ha lanzado su campaña, luego de haber ido a las elecciones municipales junto con los golpistas. Un sistema corrupto de cabo a rabo intenta cambiar de piel para mantener el dominio de los de arriba.
Es en las calles, en los campos, en las fábricas, en las escuelas, en las periferias pobres de las ciudades que los de abajo están luchando y buscando formas de aglutinar y articular esas luchas. Solo por ese camino es posible construir un pueblo fuerte.

¡POR UN AÑO DE LUCHA Y AVANCE DE LOS DE ABAJO!
A REDOBLAR LA MILITANCIA, A ARRIMAR EL HOMBRO A TODAS LAS TAREAS
¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN!

FEDERACIÓN ANARQUISTA URUGUAYA

Adhesión de fAu al homenaje a los compañeros y compañeras anarquistas desaparecidas.


Compañeros de la Federación Anarquista de Rosario:
Reciban nuestro fuerte abrazo militante en este acto donde vuestra Organización recuerda a tantos compañeros desaparecidos, asesinados, caídos en la lucha por el Socialismo y la Libertad. Los compañeros de Resistencia Libertaria y de la Federación Anarquista Uruguaya, con sus experiencias e historias a cuestas, se jugaron enteros por la causa de los oprimidos, por la construcción de un mundo nuevo, de justicia y solidaridad, de fraternidad, donde el hambre, la miseria, la explotación y toda forma de opresión sea abolida.
Los perros guardianes de la burguesía, se prestaron a tanto oprobio. Fueron a buscar a nuestros compañeros y a tantos otros a las fábricas, a los centros de estudio, a los barrios, los persiguieron fuera de fronteras amparados por la impunidad del Plan Cóndor y de los amos del Norte.
30 mil compañeros desaparecidos: fue un genocidio!! No caben dudas. Ahogaron en sangre a lo mejor de nuestros pueblos, 30 mil combatientes por la libertad.
Objeto especial de esa represión fueron nuestros compañeros anarquistas. Este sistema genocida no les podía perdonar haber desarrollado una militancia tenaz, intensa, profunda, en el terreno social; a nivel de agrupaciones militantes, de tendencia y espacios concretos de Resistencia, donde se estaba forjando una militancia de acero, combativa, que no diera tregua al enemigo. No les podían perdonar haber desarrollado expresiones de acción directa a todos los niveles, que unieran la lucha de los obreros con la de los estudiantes, y estas con la labor específicamente armada. No les podían perdonar haber desarrollado una expresión política revolucionaria popular.
Fue en esta Argentina donde recaló la militancia de FAU en los inicios de la dictadura militar uruguaya, más concretamente en Buenos Aires. Varios compañeros de aquí, de vieja época, se sumaron a la tarea. Arrimaron el hombro en las difíciles a todo nivel. Fueron esenciales para parar la Organización en Argentina y poder seguir operando, para poder actuar durando, como se decía en aquellos días.
En ese trecho se toma contacto con los compañeros de Resistencia Libertaria. Se realiza un camino juntos, incluso en las difíciles condiciones represivas del momento.
El camino andado hoy tiene plena vigencia, en momentos en que muchos claudican y buscan la salvación en los mecanismos del sistema. Es parte de nuestra historia, pero también de nuestro futuro, continuar el ejemplo de los compañeros que dieron sus vidas por un mañana distinto y que no anhelaban más que un puesto de lucha y más responsabilidades para derrotar este asqueroso sistema.
Como a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, ambas orillas del Plata son nuestro hogar y nuestro campo de batalla.
Porque la lucha continúa, y 41 años después del genocidio, las ideas anarquistas siguen vigentes más que nunca en el corazón del pueblo oprimido que ansía su emancipación definitiva.
Por los compañeros caídos, por los de abajo, por todo lo que nos legaron los viejos compañeros que llegaron de Europa, por todo el esfuerzo de Gatti, Pocho Mechoso, los hermanos Tello, Telba Juárez y Elena Quinteros, el mañana será nuestro!!

POR EL SOCIALISMO Y LA LIBERTAD
ARRIBA LOS QUE LUCHAN


FEDERACIÓN ANARQUISTA URUGUAYA

Homenaje a compañeros y compañeras desaparecidos de fAu y RL

El 24 de marzo antes de la movilización realizamos un homenaje a los compañeros y compañeras anarquistas desaparecidos durante la ultima dictadura militar.
Compañeros de fAu y RL PRESENTES!!!!!


Fotos: Hernan Rades


















viernes, 3 de febrero de 2017

Resistencia y solidaridad en la calle construyendo un pueblo fuerte

                                                                                                             
                                                                                                                           Coyuntura Febrero 2016

A modo de balance del 2016, podemos concluir que durante el año se manifestaron, a groso modo, dos posiciones en referencia a cómo resistir la brutal ofensiva de los de arriba. Por un lado, la que apunta fundamentalmente a la canalización institucional de las demandas populares, con la mira puesta en las elecciones de 2017[1] y, por otro, la que se orienta al protagonismo popular y la lucha a fondo, que en estos momentos se hace imprescindible para no perder ninguna conquista.
Así, en los últimos meses del año pasado vimos como un sector de las organizaciones sociales cerraban un acuerdo de paz social en la búsqueda de quedar posicionadas como fuerza política alternativa a la debacle kirchnerista, con aspiraciones electorales a partir de conquistas en el ámbito parlamentario; a la par de disputarse internamente la representación del Papa a nivel local. Se evidencia cada vez con más claridad que la orientación que propone Bergoglio, lejos de ser antagónica a Macri, se enmarca en el refuerzo de la estatalidad y las instituciones dominantes, en pos de no volver a un momento de rebelión social similar al del 2001. En este sentido, la sanción de la Ley de Emergencia Social implicaría la administración de una obra social, y la creación de un órgano estatal con participación de las organizaciones sociales, llamado Consejo de Economía Popular. Estas concesiones sumadas a algunas migajas para fin de año, fueron los puntos de una negociación por la cual Barrios de Pie, la CTEP y la CCC no solo permitieron pasar un diciembre con poca conflictividad sino que además firmaron una cláusula de paz social hasta el 2019.
También durante diciembre las desinteligencias que se dieron en el congreso en referencia al mal llamado impuesto a las ganancias, se resolvieron con concesiones de todas las partes en pugna: Macri, Massa, la CGT, el bloque del FPV y los gobernadores llegaron a una salida negociada en la cual no se modifica sustancialmente la situación del impuesto al salario. Por un lado, este acuerdo legaliza que más de un millón trabajadores sigan pagando ganancias, al igual que gran cantidad de jubilados. Por el otro, cuando se concreten nuevos acuerdos paritarios aumentará nuevamente la cantidad de trabajadores que paguen el impuesto volviendo proyectivamente a la situación anterior. Como expresión de este acuerdo sobre el cierre del año pasado el presidente se mostró juntándose a brindar con la burocracia sindical, mientras cientos de miles de trabajadores perdieron sus puestos de trabajo durante 2016 y se va delineando un escenario de empeoramiento de esta situación, no sólo de pérdidas de trabajo sino de salarios a la baja y mayor precarización.
Aun así, distintas luchas puntuales que se desarrollaron durante el año han desbordado los intentos de contención y canalización institucional. En este sentido, destacamos la lucha de las mujeres durante el 2016, que mediante grandes movilizaciones y fruto de años de organización en el plano feminista han sabido dar batalla en las calles. La acción directa, la organización y la unidad por abajo demostraron ser las mejores aliadas del pueblo en la resistencia a la ofensiva neoliberal y reaccionaria.
Algunas señales del gobierno dan cuenta que en el 2017 los de arriba pretenden dar un nuevo envión al ajuste. El panorama cada vez más complejo e imprevisible en lo internacional, con la asunción de Trump, que puede complicar la supuesta llegada de inversiones, las posibilidades de endeudamiento externo y el precio de los commodities, perfila a Cambiemos a profundizar medidas de ajuste, incluso, en un año electoral. A esto se le suma que las burocracias (sindical y piquetera) le regalaron a Macri un año en donde pudo medir sus fuerzas e intenciones y en base a esto el gobierno evaluar el margen con que cuenta para avanzar.
La represión parece tomar también impulso, a partir del momento en que se vuelve a hablar desde el gobierno de la iniciativa anti-protesta, esta vez para la capital del país. Los episodios represivos son cada vez menos espaciados y más acompañados de discursos mediáticos que los hacen más aceptables para la “opinión pública”. La guerra de pobres contra pobres se pone en el foco mediático, los jóvenes pobres pasan a ser el enemigo público número uno, y mientras tanto los/as trabajadores/as se convierten en un “costo laboral” y los jubilados/as en “gasto público”, una circulación de discursos con efectos bien prácticos y materiales. En este sentido el gobierno, con importante ayuda de los grandes medios de comunicación, impulsa una campaña de propaganda ideológica apuntada a legitimar su programa -paradójicamente desde una postura declarada como post-ideológica-, y a profundizar el proceso de fragmentación de la clase oprimida, cambios en la esfera cultural orientados a borrar cualquier elemento que pueda remitir remotamente a una idea de socialismo.
No es casualidad, que habiendo pasado un diciembre relativamente “tranquilo”, en los primeros días del mes de enero se hayan anunciado toda una batería de medidas apuntadas a atacar las condiciones de vida y de trabajo, con la expectativa de que a mayor explotación haya mayores niveles de inversiones; algo que empieza mal y termina peor para los/las de abajo. Parece que el gobierno entiende que si la apuesta de las burocracias es la de “resistir” desde el parlamento, comprometidos a fondo con la gobernabilidad tal como indica el mandato papal, éste sería el momento de avanzar con la reforma anti-obrera que reclaman los sectores empresariales.
Estas medidas se dieron, sin vacilación, en el marco de una serie de situaciones que ponen de relieve la precariedad del hábitat en donde vivimos los/as de abajo, y que fueron una especie de anecdotario de noticias provenientes del “interior” del país. Las reiteradas inundaciones y aludes, producto del modelo de devastación agropecuaria; los incendios en La Pampa que dan lugar a un sin fin de negocios inmobiliarios especulativos; los ya conocidos derrames de cianuro por parte de las mineras en las aguas de la provincia de San Juan; el avance de proyectos inmobiliarios privatizadores por parte de dueños internacionales y nacionales, que se vienen dando hace décadas en la Patagonia y que ponen en jaque el acceso al agua, la energía y el territorio por parte de quienes habitan allí. Así, es pertinente mirar aquellas luchas que se dieron como respuesta por parte de pobladores y comunidades mapuches organizados (en su mayoría fuertemente reprimidas), buscando siempre la forma de articular la resistencia en contra de este sistema de dominación.
El saldo del año nos deja como aprendizaje que en donde la resistencia y la solidaridad se expresaron en la calles mediante la acción directa, los/las de abajo pudimos mantener nuestras conquistas y reivindicaciones, es decir el límite lo pusimos luchando.
Durante este año desde la FAR apuntamos a seguir construyendo desde esa orientación en el campo de las luchas sociales. En un año electoral y de ajuste es probable que las elecciones funcionen como un freno para la presión hacia los/las de abajo pero también como una distracción para sectores del campo popular que volcaran sus energías a la disputa dentro del sistema, debilitando las posibilidades de lucha y unidad por abajo.
Por eso, una de las tareas del año será seguir fortaleciendo la perspectiva y el horizonte de construcción de poder popular, con claridad en referencia a lo que el sistema propone con sus mecanismos de dominación que sirven para domesticar las luchas y hacerlas funcionales –en su cercamiento institucional- a un entramado de relaciones sociales que no hace más que reproducir lo esencial del capitalismo.
Sin concesiones, ni posibilismos donde la participación popular permita avanzar, e impidiendo que nuestra lucha sea un instrumento para la construcción de aparatos electorales, defendiendo siempre la independencia de clase.
Ya sea en el plano ideológico como en nuestra participación en las luchas sociales nuestra lucha es por fuera de las urnas y ES EN LA CALLE DONDE SE CREA UN PUEBLO FUERTE!! EN LA CALLE CONSTRUIMOS PODER POPULAR!!
   
  [1] Este posicionamiento pro-institucionalista es reflejado por posturas del FIT, la UP de De Genaro y el PCR entre otros sectores de izquierda, hasta las posiciones del sindicalismo burocratico proveniente de distintas vertientes del PJ a través de sus diputados.