viernes, 10 de julio de 2020

LOS PUEBLOS SE LEVANTAN CONTRA EL RACISMO Y LA DISCRIMINACIÓN



El asesinato de George Floyd en Estados Unidos a manos de la policía, ha desatado una ola de indignación popular en dicho país y a lo largo del mundo. Manifestaciones masivas, hechos de acción directa contra la policía y en respuesta a la represión han sido comunes en estas semanas. Este asesinato, que se suma a otros tantos miles, revive las amplias protestas de 2014 en Estados Unidos , a raíz de los numerosos asesinatos de población negra, especialmente joven.
Este hecho, ha colocado en el tapete el profundo racismo que existe en las sociedades actuales. En Europa, miles de migrantes reclaman sus derechos y ser tratados/as en pie de igualdad con la población blanca, y también se exige el derecho de ser acogidas para los miles de personas que a diario intentan cruzar el Mediterráneo o desde Turquía hacia Europa, intento en el cual mueren muchas de ellas y son duramente reprimidas o alojadas en campos de refugiados, que crecientemente toman la forma de cárceles.
Este fenómeno evidencia el papel histórico del racismo en la construcción de la sociedad capitalista. El despliegue del capitalismo -mucho antes de la Revolución Industrial- contó con un elemento central: el saqueo de continentes enteros, el genocidio de poblaciones enteras, la apropiación de territorios, recursos y cuerpos por parte de los Estados europeos y su burguesía, para realizar la acumulación de capital luego invertida en el desarrollo de la maquinaria y la industria en el siglo XVIII. Fue esta estrategia colonial de saqueos de los recursos en toda América, acompañada por el esclavismo y el tráfico de seres humanos en América del Sur y en África lo que permitió consolidar el capitalismo.
Luego, en otra etapa de despliegue del sistema, ya en el siglo XIX, se desarrolla la expansión imperialista o colonial europea sobre África, Asia y Oceanía, con un saldo de muertos incontable, violaciones, saqueos, repitiendo la conquista realizada unos siglos antes en América, ahora en el resto del planeta. Se expande así el capitalismo al resto del mundo y se convierte en un sistema mundial. Es inherente al capitalismo el saqueo y la destrucción, el genocidio; está en su ADN. Pasa lo mismo con el racismo o el patriarcado, el capitalismo se construye en la explotación de los cuerpos, transformándolos en territorios y elementos que permiten su funcionamiento y reproducción.
El racismo es un elemento estructural del sistema capitalista. Porque para poder expoliar al resto del planeta - incluso dentro de los países desarrollados- el sistema y las clases dominantes necesitan establecer sobre quiénes se impone la dominación y el saqueo. Los conquistadores europeos y los amos coloniales encontraron la legitimación de esta decisión muy pronto en las seudo científicas "teorías de la raza", que reivindicaban la existencia de diferentes "razas humanas" y las ordenaban en jerarquías, a cuya cabeza supuestamente estaba siempre "la raza blanca", es decir, los propios europeos.
Así el racismo ubicaba y ubica en lugares subalternos a buena parte de la población, incluso continentes enteros. Como vemos en la relación entre países desarrollados y países subdesarrollados. El sistema capitalista basado en la división entre las clases sociales, ha organizado esas clases en buena medida, también a partir de la discriminación racial o por el color de piel. Aparte del racismo, hay otros factores que desempeñan un papel, algunos de los
cuales están entrelazados y son mutuamente dependientes, como la construcción del Estado- nación, que divide a los oprimidos y oprimidas y devalúa a todos aquellos/as que no pertenecen al colectivo nacional. El Estado- nación constituye así uno de los fundamentos de la normalidad racista y capitalista.
En Europa y América, la mayoría de las personas no blancas son pobres y arrastran todo ese legado de la historia colonial que mencionábamos. Las personas no blancas siempre encuentran los empleos peor remunerados, sin seguridad social ni beneficios, acceso a la salud y a la vivienda deficientes y el constante acoso y violencia policial como se demuestra en EEUU, Europa pero también vemos en las favelas de Brasil con un verdadero proceso de matanza organizado de la población negra joven.
Es decir, el racismo no es una derivación de la estructura económica de la sociedad capitalista, no es un problema secundario. Al contrario, debemos decir que sobre el racismo y la discriminación racial se ha instalado el sistema capitalista, sistema que no es exclusivamente económico. Es un sistema global, donde juegan lo ideológico -político en forma relevante, los aspectos jurídicos de los que se sirve el capital para su expansión, los aspectos represivos, los comunicacionales, etc.
En base a un discurso racista, el sistema capitalista y los Estados mantienen zonas del planeta condenadas al hambre e invasiones y guerras constantes. Ello es necesario para que este sistema genocida se mantenga; como lo es también cada tanto "lavarse la cara" para mostrarse diferente y permitir por ejemplo, la llegada al gobierno de EEUU de un presidente negro como Obama. Fue justamente bajo el gobierno de Obama cuando se dio el recrudecimiento de la violencia policial contra la población negra, en una clara muestra de que el racismo es estructural al sistema, anida en sus fuerzas represivas y en los grupos racistas y supremacistas blancos -aunque no solo en ellos a nivel de la sociedad- y tiene un claro componente de clase. La cara liberal del capitalismo ha permitido que una pequeña minoría de la población negra acceda al poder y a las clases dominantes, pero solo a los efectos de renovarse y fortalecerse. "El capitalismo liberal" y "el Estado Democrático" no ha dejado de ser racista por colocar un presidente o un empresario negro en una posición de privilegio; seguramente se tecnifica para aumentar el grado de expoliación y opresión sobre las mayorías sociales a lo largo y ancho del planeta.
Por ello, desde el Anarquismo Políticamente Organizado hablamos de la necesidad de la construcción de un Frente de Clases Oprimidas, que nuclee a todos aquellos sectores oprimidos y dominados por el sistema. Trabajadores/as formales y precarios/as, campesinos/as, población indígena, migrantes, desempleados/as y desplazados/as, es decir, todos aquellos sectores que en su vida cotidiana sufren las consecuencias del sistema capitalista tienen un lugar de lucha en dicho Frente. Ese es el sujeto social que hoy se manifiesta en las revueltas en todo el mundo y es el sujeto que hay que construir con una perspectiva de fortalecimiento organizativo del pueblo para los procesos de ruptura, de revolución social que impulsamos y anhelamos.
Porque el sistema capitalista no es meramente un sistema económico o que se desprenda exclusivamente de sus bases económicas, entendemos que la lucha contra el racismo y la violencia estatal que lo sostiene es también una lucha contra las estructuras del sistema capitalista, sistema de hambre, muerte y violencia sobre las y los oprimidos del mundo, sea cual
sea el color de su piel o idioma. Justamente, contra ese Estado que no ha sido "neutral" en el despliegue del sistema capitalista sino un elemento central y organizador del mismo, llamamos entonces a favorecer y apoyar siempre a la auto-organización y la lucha de todas y todos los oprimidos!!
Como los poderes político y económico tratan como a "otros/as" a quienes no le juran lealtad; así toman el rol de "garante" de cada conflicto en la esfera social para su propia sobrevivencia, los ataques racistas y discriminadores se incrementan en la sociedad. Mientras el capitalismo y el Estado están incrementando su represión y militarización en la esfera social con nuevos productos químicos, balas y movilizaciones civiles racistas, la policía y el ejército; ahora es tiempo de luchar contra ellos!!
VIVA LA LUCHA DE LOS PUEBLOS CONTRA EL RACISMO Y TODA FORMA DE OPRESIÓN!!
POR LA CONSTRUCCIÓN DE PODER POPULAR Y UN FRENTE DE CLASES OPRIMIDAS!!
ARRIBA LOS Y LAS QUE LUCHAN!!
☆Federación Anarquista Uruguaya (FAU)
☆Embat-Organització Llibertària (Catalunya)
☆Federación Anarquista Rosario- FAR (Argentina)
☆Zabalaza Anarchist Communist Front -ZACF (Sudáfrica)
☆Anarchist Communist Group (Gran Bretaña)
☆Federación Anarquista (Grecia)
☆Bandilang Itim (Filipinas)
☆Devrimci Anarşist Faaliyet – DAF (Turquía)
☆Melbourne Anarchist Communist Group-MACG (Australia) --
☆Aotearoa Workers Solidarity Movement -AWSM (Nueva Zelanda)
☆Coordenaçao Anarquista Brasileira-CAB (Brasil)
☆Anarchist Union of Afghanistan and Iran-AUAI (Irán/Afganistán)
☆Organización Anarquista de Córdoba -OAC (Argentina) Union Communiste Libertaire (Francia)
☆Alternativa Libertaria /FDCA (Italia)
☆ Organisation Socialiste Libertaire-OSL (Suiza)
☆Workers Solidarity Movement- WSM (Irlanda)
☆Die Plattform-Anarchakommunistische Organisation (Alemania)
☆Libertaere Aktion (Suiza)
☆Tekoşina Anarşist - TA, (Rojava - noreste de Siria)

lunes, 22 de junio de 2020

Las mujeres y el confinamiento en el mundo


Las mujeres padecemos la crisis social y económica que a nivel mundial se desató tras el surgimiento del nuevo coronavirus y su expansión global, pero además de ello sufrimos la violencia machista. Esta no es novedad en un sistema de dominación patriarcal, pero ha tomado formas particulares en el contexto actual, relegándonos cada vez más al ámbito privado y subordinándonos cada vez más a la figura masculina.

La violencia machista aumentó con el confinamiento. Privadas de nuestras familias y amigxs, nosotras, las mujeres obligadas a convivir con un agresor, usualmente nuestra pareja, quedamos atrapadas en esa situación infernal. Las iniciativas que se tomaron desde los Estados fueron ineficientes e insuficientes para ponerle freno a la violencia doméstica y la problemática, lejos de reducirse, fue aumentando! El confinamiento ha impedido a las mujeres víctimas de violencia doméstica abandonar el espacio del hogar y encontrar apoyo afuera, ya que muchas mujeres no pueden llamar en presencia de su agresor, que permanece en el hogar. El aumento de los feminicidios en confinamiento ha sido una realidad tanto en América Latina como en otros lugares. En cuanto al acoso callejero, ¡no fue confinado! Aunque las calles se vaciaron, el confinamiento no limitó los asaltos sexistas y sexuales en el espacio público y abierto, sino todo lo contrario. Con o sin máscara, ir de compras, ir al médico o al trabajo, se han convertido en obligaciones de mujeres que se presentan como escenarios ideales para que los acosadores tomen provecho de ellas.

El trabajo gratuito que las mujeres realizamos diariamente también aumentó con el confinamiento. Además de asegurarnos de que lxs niñxs esten bien alimentados y hagan sus deberes, muchas mujeres tuvimos que realizar teletrabajo, lo que que viene aumentando la carga mental y emocional para todas. En los países en los cuales se adoptaron medidadas para permitir que las personas permanecieran en su hogar sin la obligación de salir a trabajar, son las mujeres quienes todavía ganan salarios más bajos que los hombres. Por lo tanto, siendo el hombre el "proveedor del hogar", el reparto de las tareas domésticas desapareció por completo. 

Algunas mujeres han sido más afectadas que otras por crisis y confinamiento. Es preocupante la situación de las mujeres refugiadas, hacinadas en sus refugios o centros como así también la situación de las mujeres de los barrios populares, y las racializadas, pues están más expuestas a la pandemia. Teniendo empleos informales, no pueden permanecer en su hogar y mantener sus ingresos, ni tampoco manternelos asumiendo las responsibilidades del hogar. Junto a esto, la militarización de los centros de vida ha hecho que tanto las mujeres como nuestros hijxs estemos expuestos a la represión poilicial.

El patriarcado y el capitalismo se aprovechan del trabajo gratuito o mal pagado de las mujeres en nombre de la "unidad nacional". Las mujeres somos particularmente vulnerables a la crisis porque nuestros empleos son más precarios que los de los hombres y muchas trabajamos en sectores esenciales. Así, muchas trabajadoras, como por ejemplo las que trabajamos en supermecados, las trabajadoras de la salud y de la educación, nos encontramos en primer plano y en la primera línea frente a la pandemia, redoblando nuestros esfuerzos para frenarla. Estos sectores laborales, donde las mujeres somos mayoría, generalmente son mal pagos, pero también somos sectores que historicamente nos destacamos por los altos niveles de combatividad por mejores salarios, en contra de los despidos y la precarización.

También hemos sido las mujeres, a través de las organizaciones populares, quienes pusimos en práctica la solidaridad y ayuda mutua. Las instituciones del Estado no pudieron responder a la actual crisis por lo que las organizaciones populares, mayoritariamente compuestas por mujeres, han sido las que crearon distintas estrategias para paliar la crisis, a través de comedores, ollas, redes de abastecimiento, y como es el ca
so de las costureras que hacen máscaras, entre otras.

Al Estado, a los patrones, a la policía, a la violencia machista, a los racistas, a los LGBTIfóbicos, les decimos: no nos rendiremos y lucharemos siempre para hacer visibles nuestras luchas, contra todas las formas de dominación. ¡No estamos en primera línea con los capitalistas, estamos en primera línea para transformar la sociedad!
¡¡Arriba las que luchan!!

☆ Federación Anarquista Uruguaya – FAU
☆ Federación Anarquista de Rosario – FAR (Argentina)
☆ Grupo Libertario Vía Libre (Colombia)
☆ Union Communiste Libertaire (Francia)
☆ Organisation Socialiste Libertaire – OSL (Suiza)
☆ Libertaere Aktion (Suiza)
☆ Aotearoa Workers Solidarity Movement - AWSM (Aotearoa / Nueva Zelanda)
☆ Anarchist Unión of Afghanistan and Iran - AUAI
☆ Die Plattform - Anarchakommunistische Organisation (Alemania)
☆ Organización Anarquista de Córdoba - OAC (Argentina)
☆ Alternativa Libertaria – AL/fdca (Italia)
☆ Melbourne Anarchist Communist Group - MACG (Australia)
☆ Workers Solidarity Movement - WSM (Irlanda)
☆ Coordenação Anarquista Brasileira – CAB

jueves, 28 de mayo de 2020

La crisis social y sanitaria no se resuelve con represión



Desde el comienzo del aislamiento obligatorio a causa de la pandemia del coronavirus,  se denunció la avanzada represiva a lo largo y ancho del país.  Se calcula que son más de cincuenta mil los detenidos y judicializados por causas vinculadas a la cuarentena. Y aunque la represión no es ninguna novedad en la realidad de las y los de abajo, ya advertíamos cuando comenzó esta crisis socio-sanitaria que cuando el virus llegara a las barriadas pobres la situación cambiaría. De esta manera, era cuestión de esperar a que los discursos orientados a la unidad y orgullo nacional dieran paso a distintas expresiones discriminatorias, centralistas e individualistas. Ya no se escucha solo a los empresarios pedir que se levante la cuarentena -para no disminuir el volumen de sus ganancias- sino que cada vez más sectores de los barrios clase alta exigen su “derecho” de salir a la calle a consumir libremente, situación que está distante de las urgencias y necesidades comunitaria para sobrevivir de las y los de abajo.
En este marco hay que resaltar el rol de las fuerzas represivas, siendo que el Estado no diferencia entre cuidar y vigilar, se ha buscado involucrarlo progresivamente en tareas consideradas de “asistencia”. No solamente policía, gendarmería y prefectura, sino también el Ejército y la Marina llevan “ayuda humanitaria” a los barrios y villas, en “articulación” con un sector de las organizaciones sociales. Este hecho hace recordar el famoso Operativo Dorrego de 1973, donde el peronismo sacó al Ejército a las calles para tareas de contención social junto a la JP (el mismo Ejército que venía de la dictadura de Lanusse y que dos años después arremetería con brutalidad contra los sectores populares en Tucumán y Villa Constitución, en vísperas a la última dictadura militar).
Ahora bien, estas fuerzas no solo están repartiendo alimentos, como se da en el caso de Rosario, o instalando hospitales de campaña. Sino que van sumando tareas de control poblacional que llegan a un hito con el “cerramiento” de barrios. Es por eso que este nuevo intento de humanizar al Ejército Argentino, genera una gran preocupación porque se inscribe en una lógica de control social y militarización de las zonas consideradas “peligrosas”. Descreemos -no solo desde un fundamento ideológico sino también en base a la experiencia histórica- del sentido humanitario del involucramiento de las fuerzas represivas en tareas sanitarias. En este punto, también hay que aclarar que no estamos en presencia de una novedad introducida por el fenómeno de la pandemia del coronavirus; la configuración de zonas militarizadas donde se encuentra la población que el sistema considera sobrante, viene siendo una de las características de esta etapa neoliberal. En este contexto los excluidos son además potenciales infectados, toda una lógica perversa edulcorada con una retórica de progresismo –devaluado-.
El este sentido, un hecho muy significativo es la militarización y cercamiento del barrio Villa Azul, en el conurbano bonaerense, por parte de los militares, luego de detectarse más de 150 casos de coronavirus. Así también la presencia de la Armada en la Villa 31 de CABA, con la supervisión del Gobierno local y nacional. El Estado, deja de manifiesto su rol como artífice y reproductor de las desigualdades sociales. Es así que, para las barriadas atravesadas por carencias infraestructurales, como la falta de agua y servicios básicos, y donde sus habitantes pelean en el cotidiano por la supervivencia, la respuesta es la militarización. En cambio, para quienes se encontraban de viaje en el exterior, la respuesta fue con hoteles y “vuelos de repatriación”. En lugar de personal sanitario que haga testeos, brinde asistencia y recursos para frenar el brote de Covid19, se estableció un verdadero “gueto”, custodiado día y noche por gendarmes, policías y militares prohibiendo la salida de la población.  Aún más grave es que lejos de plantearse como una estrategia única, desde la gobernación de la provincia de Bs As se advierte que podría replicarse en el resto de los barrios pobres de la provincia en caso de que haya brotes. Claramente para el denominado “progresismo” el modelo para la gobernanza de la pobreza es el control social.
La falta de trabajo y de ingresos no tardó en sentirse, pero hoy está llegando a niveles desesperantes y esto se da de la mano de mayor presencia de organizaciones populares en la calle. También la represión ha aumentado en estas últimas semanas. Diversos hechos de suma gravedad son un botón de muestra de una política represiva que trasciende a los gobiernos y une los lados de la grieta. El más impactante quizás es el de la desaparición seguida de muerte en Tucumán de un trabajador rural en manos de la policía provincial. Este hecho, de haberse dado en otro contexto, seguramente hubiera estado acompañado con movilizaciones a lo largo y ancho del país. Lamentablemente en la coyuntura actual, pasó sin mayor trascendencia.  Las organizaciones de DDHH, entre otras, alertaron la gravedad de lo ocurrido, en un contexto donde las nominales garantías democráticas y el estado de derecho, están constantemente tensionados por la situación de excepcionalidad del aislamiento social preventivo y obligatorio.
Estamos ante una situación sumamente peligrosa. Por un lado, pareciera que las fuerzas de seguridad asumen nuevamente un rol de activa intervención social como ya ha pasado en otros momentos de nuestra historia reciente. Por otro lado, la salud empieza a ser una nueva variable en función de la cual se profundiza la segregación territorial según las clases sociales,  donde para las y los de abajo la comunidad cercana pasa de ser nuestro refugio a ser un lugar de confinamiento.
Como anarquistas especifistas planteamos la necesidad de seguir fomentando los valores antagónicos a los de este sistema de dominación. Reforzar los lazos comunitarios, la organización popular, que se basa en el cuidado a partir de la solidaridad y el apoyo mutuo. Esta pandemia muestra la cara más despiadada de un sistema fundado en la desigualdad y la depredación, por ende serán las organizaciones de la clase las que, como hasta hoy, no solo lograrán garantizar la supervivencia de la población sino también podrán ir construyendo otros horizontes de socialismo y libertad.
Federación Anarquista de Rosario

jueves, 30 de abril de 2020

Documento internacional por el 1° de Mayo, 2020

Documento internacional por el 1° de Mayo, 2020
“PARA LAS CLASES POPULARES DEL MUNDO, PANDEMIA, CRISIS, TODOS LOS TIEMPOS SON DE LUCHA”

“El primero de Mayo debe ser un símbolo de solidaridad internacional, de solidaridad no limitada a los marcos del estado nacional que siempre corresponde a los intereses de las minorías privilegiadas del país. Entre los millones de trabajadores que soportan el yugo de la esclavitud, existe una unidad de intereses, independientemente del idioma que hablen y el estandarte bajo el cual nacieron. Pero entre los/as explotadores/as y los/as explotados/as del mismo país, hay una guerra ininterrumpida que no puede ser resuelta por ningún principio de autoridad y que tiene sus raíces en los intereses contradictorios de las diversas clases. Todo nacionalismo es un disfraz ideológico de los hechos verdaderos: puede en un momento dado arrastrar a las grandes masas a sus representantes mentirosos, pero nunca ha sido capaz de abolir la brutal realidad de las cosas de este mundo.” ( RudolfRocker, 1936)

1.-Situación global
La pandemia del COVID-19 irrumpe en un momento de cierto debilitamiento del último periodo de globalización, con fuertes disfunciones de los mecanismos de finanzas, dirección y comunicación del sistema capitalista, un cuestionamiento general de los criterios de la gestión gubernamental, y una crisis de la hegemonía imperialista con profundización de las tensiones entre los grandes bloques geoestratégicos.
En el momento previo a la crisis sanitaria, en algunas áreas del mundo, movimientos populares de gran importancia se afirmaban contra el sistema y cuestionaban la gestión política de los bloques de clases dominantes en cada formación social junto a sus estrategias operativas. La crisis sanitaria ha golpeado con muchísima fuerza el sistema de dominación. Ésta, siendo un factor exterior al funcionamiento del sistema global, revela las predecibles debilidades y carencias estructurales, estratégicas y funcionales del capitalismo globalizado y acelera la degradación en la forma de gobernar sobre los pueblos.
Por tal razón, en diversos países se ha visto cómo los gobiernos, ejemplarmente el de Gran Bretaña y el de los Estados Unidos, se han retractado de su plan inicial: permitir la expansión del contagio y las muertes en masa, para así lograr una inmunidad de grupo en la población. Esta estrategia, junto a la degradación de los sistemas de salud pública y los golpes durísimos a los sectores más desfavorecidos, podía haber llegado a ser un verdadero genocidio social. Al renunciar a esto, se puede considerar que las burguesías británica y estadounidense marcaron un retroceso político ante lo que hubiera podido provocar algún grado de agitación social.
Así, la crisis sanitaria actúa como un elemento que expone y potencia las debilidades, los desequilibrios y los factores de colapso del sistema y al mismo tiempo constituye una posible innovación sistémica, un nuevo factor central de insuficiencia y de bloqueo en su funcionamiento. En síntesis, la pandemia profundiza un ciclo de crisis económicas y sociales que ya estaban a punto de estallar, con una secuencia diferenciada en el manejo y la salida de la crisis sanitaria.
La capacidad de los diversos bloques geoestratégicos para enfrentar la situación y sortear este momento - que puede llevar a la paralización de la economía mundial - parece ser diversa. En efecto, la aceleración de la confrontación entre China y Estados Unidos y la configuración de la relación de fuerzas dentro del nuevo ciclo puede conllevar un ataque sin precedentes, contra las condiciones de vida de las clases populares en todo el planeta, sus derechos sociales y políticos y todos los elementos de emancipación que se han podido conquistar, afianzar o al menos conservar y mantener durante el último periodo histórico.
Las intervenciones para desatascar y relanzar la economía mundial implican una movilización enorme de recursos financieros que generaran deuda, políticas de austeridad, nuevas ofensivas contra el servicio público y un intento estratégico de aumento de la explotación, del control y de la dominación contra las clases populares.
Hay que destacar cómo el mercado global queda claramente afectado por esta crisis económica (tanto a nivel material como ideológico) y no debería extrañarnos la regionalización económica de diversos estados y potencias. Pese a eso, hay que plantearse que la globalización va a seguir siendo un factor importante de la economía mundial y que la radicalización de la explotación será un elemento decisivo de su configuración en el próximo ciclo.
A escala planetaria, el nivel de endeudamiento es más de dos veces la producción mundial. Esta crisis también podría servir para licuar deudas o cobrarlas en diferido, o rediseñar nuevamente el gran casino financiero internacional.

1.1 -La situación en Europa
En lo que concierne al continente europeo, si se vislumbra desde el Eurogrupo un intento, aunque parcial, de atenuar las rigideces presupuestarias, se hace en el marco habitual, mediante el aumento de la deuda y la socialización de los costos (descubriendo los gastos sanitarios y los más directamente relacionados con la emergencia de COVID 19) con el fin de mitigar los efectos de la crisis económica provocada por la crisis sanitaria con intervenciones de apoyo a las economías nacionales. Una intervención dentro del marco capitalista.
Tendrá que ser contrarrestado el previsible ataque contra las condiciones de vida, de salarios y de rédito de las clases populares, con la implementación de modelos políticos de control, de encuadramiento y de restricción de los espacios y modelos de acción de los aparatos de Estado y aparatos capitalistas de mando. También será necesario contrarrestar las derivas autoritarias y el control social que avanzan peligrosamente a raíz de la emergencia sanitaria y que reducen el alcance de las intervenciones sociales.

1.2 -La situación en Turquía
Como en casi todas partes, Turquía está atravesando una crisis importante debido a la aparición del coronavirus, el funcionamiento del sistema capitalista y las malas políticas estatales. En este período, cuando todas las áreas de la vida social se ven afectadas, el Estado ignora a aquellos que están en riesgo y oprimidos/as, mientras toma medidas para los más privilegiados en la "lucha contra la epidemia".
Debido al cierre de empresas, la cuarentena y el cese de actividades económicas, cientos de miles o incluso millones de personas son despedidas o condenadas a morir de hambre por la "licencia sin goce de sueldo".
La mayoría de los/as trabajadores/as del mercado que continúan trabajando durante el proceso epidémico y los/as trabajadores/as de la salud que tienen una carga considerable durante este período y se enfrentan a la enfermedad, no cuentan con las condiciones de protección para la prevención del contagio.
Una vez más, los poderes políticos y económicos no se preocupan por si los sectores más empobrecidos son capaces de satisfacer incluso sus necesidades más básicas. Las campañas lanzadas por el estado para aparentar que se preocupa por las clases populares ni siquiera se hacen con los impuestos recaudados del pueblo durante años. Por supuesto, las medidas paliativas que se llevan a cabo tienen como objetivo aumentar la dependencia, en lugar de tratar de eliminar las injusticias económicas, que no satisfacen las necesidades reales.
Bajo tales condiciones, la organización de los sectores populares locales entra en contradicción con la política del gobierno, cuyo inmenso aparato responde solo a través de la ignorancia. Para responder de manera colectiva en función de las necesidades vitales durante la crisis del coronavirus, han surgido organizaciones bajo el nombre de "redes de solidaridad".


1.3 -La situación en Latinoamérica
América Latina atraviesa una situación particular. Países con crisis económicas previas (caso de Argentina), o de revuelta social como Chile, otros donde recién asumían nuevos gobiernos de derecha como Uruguay, presentan rasgos en común. Como por ejemplo: el aumento de la precariedad, despidos, envíos al seguro de desempleo y el hambre que asola a un segmento importante de la población. Perú y Argentina están bajo cuarentena total y militarización de la vida social, lo mismo que Chile y Paraguay donde se aplica el toque de queda. En Uruguay se aplica el aislamiento social aunque no hay cuarentena obligatoria y poco a poco se plantea retomar la actividad económica.
En Brasil la situación se complica día a día. Nos encontramos ante un escenario en el cual por un lado, las condiciones de vida se tornan cada vez más precarias, con el desempleo en aumento, el costo de vida subiendo y miles de trabajadores informales y autónomos que no pueden garantizar su sustento cotidiano. Por otro lado, un gobierno que viene actuando para flexibilizar las medidas de aislamiento social y colocando la vida de millones de trabajadores en riesgo. El argumento es que la economía no puede parar, como en varios países de la región.
La fórmula es simple. Sin una política de renta mínima que verdaderamente garantice el sustento de los trabajadores desempleados, informales y autónomos para que todos puedan mantenerse en aislamiento social, Bolsonaro establece las condiciones para que las personas tengan que escoger entre arriesgar su salud o pasar hambre. Así, se abstiene de cualquier responsabilidad, ataca a los gobernadores que están defendiendo la cuarentena como medida para prevenir un colapso del Sistema Único de Salud y crea el escenario perfecto para seguir con su proyecto ultra-liberal conservador. En la disputa de poder entre los de arriba, Bolsonaro promueve el caos y la crisis como técnica de gobierno. Para él, la salud y la garantía de derechos no importan siquiera un poco, así como no importa un colapso del sistema de salud pública. No actúa para evitar una crisis sanitaria, social o económica, la promueve para gobernar en forma más efectiva e imponer un proyecto ultra- liberal, patriarcal, conservador y racista.
En términos generales, esta crisis ha dado paso a diferentes medidas populistas de distintos gobiernos, pero casi todos aplicando una fuerte política de derecha en materia de represión y control social. Por lo general, las ganancias empresariales no son afectadas, incluso se plantean medidas que permitan que la burguesía "reactive" la economía dentro de la lógica neoliberal. Seguramente aumente la deuda externa de los países latinoamericanos y a ello hay que sumarle la baja en el precio internacional del petróleo que golpea a varios países de la región, entre ellos Venezuela, Ecuador, Colombia, México, Brasil, etc. Algunos de esos países ya venían con el sector petrolero seriamente desmantelado o con dificultades de distinta índole. Podríamos ver en el futuro próximo una caída de los precios de algunas materias primas, sobre todo en la zonas de capitalismo dependiente, mientras tanto otros productos como cereales, podrían aumentar exponencialmente. Esto repercutirá negativamente en las economías latinoamericanas y la crisis recaerá sobre las clases populares.
Por otra parte, EEUU que tiene serios problemas internos con esta crisis, no quiere perder el control de su "patio trasero" y busca generar y sostener cierta inestabilidad política, económica y social en la región para poder mantener la cohesión y el control social. Esto también sirve a varios gobiernos locales, en su mayoría alineados con EEUU.

1.4 -Los países asiáticos como ejemplos del intento de control social extremo
Es importante observar lo que ocurre en Asia, caso de China y Corea del Sur principalmente, donde se vienen aplicando mecanismos de control social extremos, basados en la tecnología. Dichas sociedades se han convertido en inmensos panópticos donde la vigilancia es efectiva y constante en busca de disciplinamiento social a gran escala. Dicho modelo de control social parece "exportarse" al mundo bajo el epígrafe de "sabemos cómo contener la pandemia". En realidad, es un recetario para contener las poblaciones. 

1.5 -La situación de las mujeres
Esta crisis sanitaria también ha impactado de manera profunda en las mujeres y disidencias, especialmente del mundo popular. Las medidas de confinamiento han hecho aumentar la violencia machista y los feminicidios. Por otro lado se ha exacerbado la explotación en lo relacionado al trabajo de las mujeres, a la vez en la esfera domestica (trabajo domestico sin remuneración: los quehaceres del hogar y las labores de cuidado) y en la esfera laboral de empleo, ya que las mujeres constituyen la mayor parte de los sectores ahora reconocidos como esenciales en la crisis (salud, trabajo social, gran distribución, agroalimentario, etc). 
La gran cantidad de despidos y la flexibilización del trabajo, viene a precarizar aún más los bajos ingresos de las mujeres en el mundo del trabajo. Casi la mitad de los hogares nucleares mono-parentales de jefatura femenina son pobres, al considerar su propia capacidad de generar ingresos mediante el trabajo remunerado y las bajas pensiones contributivas, lo cual se ve agudizado por el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. Debemos considerar que en América Latina, la gran cantidad de mujeres y niños en las iniciativas comunitarias como las ollas populares o las redes de abastecimiento popular denotan esta grave situación. La crisis del capital verá la necesidad de fortalecer otros espacios de la dominación, los próximos meses serán cruciales para analizar los impactos que pueda tener la profundización de la violencia patriarcal en todos sus ámbitos.
En conclusión, esta ofensiva generalizada ya está en marcha. Si los elementos de socialización de las pérdidas se confirman, ésta no podría ser contenida y regulada, sino más brutal y densa. Sin embargo, la ofensiva se desplegará y con ella la lucha social será uno de los factores posibles que determinen la situación. Muchos factores dependen de cómo el núcleo hegemónico de las clases dominantes evalúe el riesgo sistémico y las posibilidades de explosión social.


2.-Las izquierdas
Dentro de este cuadro prospectivo, debemos contemplar la complejidad del momento para la izquierda y las posibilidades de un cierto retroceso, ya sea reformista, ya sea de intención revolucionaria o al menos consecuentemente radical. Pero sin lugar a duda, se pueden abrir posibilidades para el desarrollo de una práctica militante combativa y de tono liberador a nivel social y crítica radical del sistema.
Sin caricaturizar, las fuerzas dominantes en el aún llamado espectro de la izquierda son social-liberales / “progresistas”. Esto no significa que sean simplemente fuerzas directas de encuadramiento y de intervención al servicio del capital. Tienen un margen de maniobra táctico (o de estrategia corta) combinado con un papel subalterno, con un sometimiento estratégico a los movimientos de las clases dominantes.
Estas fuerzas saben que si se plantean de manera permanente conservar una integración dentro de los aparatos estatales, dentro de los centros de poder, incluida la presencia gubernamental aunque sea en forma subordinada a la derecha, pueden desaparecer o quedar en situación marginal dentro del espectro político. Es el dilema de la socialdemocracia europea y de los progresismos latinoamericanos, por ejemplo. Por eso están en constante acomodamiento entre su subordinación estratégica y una corta pero obligada sensibilidad con los movimientos sociales y con la acción de las distintas fuerzas que exceden al social-liberalismo y al progresismo, incluidas las que representan un proyecto de tipo más reformista, dado que pretenden mantener su electorado.
Otro rasgo central de la relación de fuerzas que se da en Europa es la evolución general de la izquierda reformista, que ya estaba en crisis o al menos en desequilibrio, antes de que apareciese el coronavirus. Estas fuerzas que van desde Jeremy Corbyn, del partido Laborista del Reino Unido, hasta Pablo Iglesias, del partido Podemos en España, están marcadas por su corte cultural, político y estratégico de tipo estatalista y de gobierno. Tienen una concepción política que ve los medios concentrados en los aparatos de Estado y las posibilidades de la acción electoral pública como el elemento central de contrapoder frente a los bloques dominantes.
Incluso antes de la emergencia del COVID, ya era evidente una tendencia a su neutralización, absorción y desagregación por los núcleos del social-liberalismo.
 Entre otras cosas, estos sectores han demostrado que no son capaces ni están sustancialmente interesados en oponerse a las diversas formaciones de extrema derecha y a su desafortunado avance en el consenso social, ni siquiera desde el punto de vista cultural. No resulta nuevo si entendemos que el fascismo ha sido, históricamente, una herramienta del capitalismo para su perpetuación en momentos de crisis.  Sin mencionar las propuestas de oposición al neoliberalismo, por no decir revolucionario, completamente olvidado del campo de juego, excepto en raras ocasiones. Es tarea nuestra la de reconstruir este espacio, tanto a nivel político como social.

3.- Elementos de resistencia 
En la situación actual, existe un campo de resistencia que es complejo, con fuertes contradicciones internas y raíces sociales, culturales y políticas diferentes. Este campo integra una resistencia popular difusa, y también que hace frente a una importante desorganización en varios sectores. La ausencia de lo colectivo favorece el miedo o la resignación frente a las presiones de la jerarquía, así como al riesgo de perder su empleo o su ingreso. Las garantías sanitarias, la detención de actividades no esenciales y muchos otros logros para nosotros/as y nuestros/as compañeros/as, se conquistaron gracias a nuestra organización, en nuestros sindicatos y organizaciones/asociaciones de lucha. Esta resistencia también se concreta a veces en organizaciones populares de nuevo cuño y a veces en procesos de revitalización de organizaciones de tradiciones anteriores. Se integran en el campo de la resistencia corrientes y fuerzas que vienen de horizontes muy diferentes de la que podríamos llamar una dinámica libertaria, basada en la preeminencia de la acción política de masas.
El campo de la resistencia que bordea a la izquierda reformista, -con todas las ambigüedades que esto comporta- comprende corrientes y organizaciones de matriz estatalista cuya orientación de lucha (con visos a veces autogestionarios, autoemancipatorias, democráticas de base) es táctica, frágil, y susceptibles de moverse hacia el autoritarismo.
Somos una fuerza de lucha en el archipiélago de resistencias y, al mismo tiempo, somos una fuerza importante para proponer el poder popular, la autogestión y la democracia directa. Es decir, el proceso político de avance permanente hacia el comunismo / socialismo libertario. En esta situación, donde convergemos con otras fuerzas en lucha, buscamos construir y dar impulso a procesos de trabajo político, siempre desde las bases sociales de las clases populares, en función de sus prácticas, sus demandas y sus aspiraciones.
Las organizaciones populares animan la lucha y alientan todo lo que construye independencia y autonomía para nuestra clase. Es a partir de ellos que construimos una fuerza emancipatoria y que promovemos un poder popular que escapa a los aparatos y estrategias de tipo gubernamental y capitalista.


4.-Ejes de respuesta
-Potenciar y reforzar los espacios de solidaridad y de apoyo mutuo de las clases populares desde el nivel barrial a los espacios internacionales, para romper con la lógica de que el Estado nos protegerá, y para generar organización popular.
-Retomar y reforzar las alianzas estratégicas y de lucha junto a otras organizaciones políticas y también en el nivel social. Especialmente en éste último, con el anarcosindicalismo y el sindicalismo alternativo, los movimientos de inquilinos, por la vivienda, por los servicios públicos (salud, educación, servicios sociales), antirracistas, feministas, movimientos territoriales, derechos de migrantes, ecologista...
-Preparar, con estas organizaciones, planes de lucha desde los sectores populares para después del confinamiento. Mientras tanto, potenciar acciones que vayan desde los "cacerolazos" a las huelgas de alquileres u otras. Defender los espacios de viabilidad política y de autoorganización frente a las derivas autoritarias y represivas llevadas a cabo a raíz de la emergencia sanitaria.
-Exigir condiciones máximas de protección en el trabajo, especialmente en los sectores sanitarios, de la alimentación, de los transportes, de atención al público, etc. Impulsar la denuncia o el escrache, o incluso la paralización de la actividad.
-Contrarrestar los discursos del poder mediante la crítica a sus decisiones incorrectas o contrarias a las libertades, a los derechos sociales y a la vida, a los recortes en los servicios públicos (especialmente en sanidad) que nos hacen más vulnerables ante el virus e incrementan su mortalidad.
-Enfrentarnos al discurso del odio de las fuerzas de extrema derecha, que pretenden dividir a las clases populares mediante mecanismos de manipulación de masas.
-Poner en cuestión el desarrollo productivista, la devastación ecológica, el maltrato animal y la agricultura extensiva e industrial. En definitiva, el sistema capitalista.
-Generalizar el derecho a rechazar la jornada laboral en caso de peligro en el trabajo, uso del derecho a la huelga cuando sea necesario.
-Socialización de la industria farmacéutica y del sistema de salud, y de todos los servicios esenciales.
-Devolver al horizonte político la producción bajo el control de los trabajadores y las trabajadoras.
-Potenciar la coordinación, debate y trabajo en común del anarquismo organizado a nivel político, y mediante nuestra inserción social potenciar el sindicalismo de clase y otros proyectos revolucionarios a nivel internacional.


PARA LAS CLASES POPULARES TODOS SON TIEMPOS DE LUCHA!!
CONTRA EL AJUSTE, CONSTRUYAMOS PODER POPULAR!!
POR EL SOCIALISMO Y LA LIBERTAD!!
ARRIBA LOS Y LAS QUE LUCHAN!!

Coordenação Anarquista Brasileira – CAB
Federación Anarquista Uruguaya – FAU
Federación Anarquista Rosario – FAR (Argentina)
Organización Anarquista de Córdoba – OAC (Argentina)
Federación Anarquista Santiago – FAS (Chile)
Grupo Libertario Vía Libre (Colombia)
Union Communiste Libertaire (Francia)
Embat – Organización Anarquista (Cataluña)
Alternativa Libertaria – AL/fdca (Italia)
Die Plattform - Anarchakommunistische Organisation (Alemania)
Devrimci Anarşist Faaliyet – DAF (Turquía)
Organization Socialiste Libertaire – OSL (Suiza)
Libertaere Aktion (Suiza)
Melbourne Anarchist Communist Group - MACG (Australia)
Aotearoa Workers Solidarity Movement - AWSM (Aotearoa / Nueva Zelanda)
Zabalaza Anarchist Communist Front - ZACF (Sudáfrica)

viernes, 10 de abril de 2020

Posición de coyuntura FAR - Abril 2020

 

Como hemos anticipado en nuestros análisis anteriores, la pandemia se ha convertido en un gran paraguas para todo tipo de avance de los de arriba. La cuarentena ha servido de excusa para que los empresarios arremetan contra las reivindicaciones del movimiento obrero, avanzado hacia mayores grados de precariedad en las condiciones laborales de la región. De no haber resistencia de los/as de abajo, esto puede afectar a toda la clase trabajadora como tal. Dicho escenario ha reavivado el lobby empresarial en pos de una reforma laboral, a la vez que –mediados por la tecnología- se han intensificado los procesos de automatización y desregulación del empleo.
El falso debate en torno a salvar la economía o la salud de la población, a veces disfrazado de disputa entre gobierno y empresarios, dista mucho de lo que sucede concretamente en la realidad. Sectores poderosos de la economía ya han mostrado quienes marcan la dinámica del ajuste en este país. Al despido de 1500 obreros de Techint, con la venia del Ministerio de Trabajo y la nefasta dirigencia de la UOCRA, se suman los 250 del frigorífico Penta – represión mediante de Kicillof- y de infinidad de lugares más chicos en todo el país. A esto debemos agregar una innumerable cantidad de trabajadores/as suspendidos o cuyos sueldos han sido recortados, de los cuales solo se puede contabilizar a los registrados.
Entre los sectores más visiblemente afectados se encuentran el gastronómico-hotelero, el mercantil, la construcción y el empleo en casas particulares; justamente donde la precariedad es un signo constante en estos rubros. Donde no sólo se han perdido puestos de empleo, sino que aquellos que siguen trabajando lo hacen en condiciones de riesgo sanitario extremo como las grandes cadenas de supermercados (Carrefour, La Gallega, Cencosud, entre otras). No estamos dispuestos a poner nuestra salud y vidas en riesgo para que los patrones se llenen los bolsillos. Y esto lo permite claramente la complicidad del Estado y la pasividad acordada de las burocracias sindicales.
Por otro lado, una gran ola flexibilizadora recorre las administraciones públicas nacional, provinciales y municipales, con trabajadores/as de servicios esenciales precarizados, mal pagos y expuestos a la pandemia del coronavirus y al dengue. La provincia de Chubut, donde se dieron las grandes luchas por falta de pago el año pasado, hoy continúa con una deuda de dos meses a los/as trabajadores/as estatales, quienes se encuentran poniendo el cuerpo en contexto de crisis sanitaria. Asimismo los docentes reemplazantes de gran parte del país no perciben haberes ni subsidios de ningún tipo. A esto se le agrega el pago de bonos en negro, que no sólo está lejos de ser una recomposición salarial sino que además su alcance es parcial.
Las medidas ambivalentes del gobierno, lejos están de darle respuesta a los laburantes. Se busca improvisadamente mantener cierta calma en este contexto de pandemia, pero al mismo tiempo se han reprimido conflictos y han sacado decretos de protección del empleo bastante difusos. En este sentido el discurso de las burocracias alineadas al gobierno busca “defender los puestos de trabajo” a costa del salario de los trabajadores, algo que ya venían sosteniendo durante la catástrofe macrista en los últimos cuatro años. En este panorama buscarán, a su vez, la eliminación definitiva de las cláusulas gatillo de los gremios que la tengan y de fijar paritarias a la baja, defendiendo los aumentos fijos decretados por el Poder Ejecutivo, algo que recuerda bastante al Pacto Social del ‘73.
En este sentido, el Decreto de Necesidad y Urgencia 325/2020, si bien prohíbe los despidos y suspensiones por 60 días, deja la puerta abierta a que los mismos sean consensuados con las burocracias sindicales (ya que se exceptúa en caso de apelar al artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo ). Esto hace ver que la dureza del gobierno contra el empresariado no es más que una retórica para los medios de comunicación, quedando en evidencia que el ministerio conducido por Moroni no deja de contemplar los intereses de los grandes capitales.
Como siempre, pero hoy más que nunca, no son tiempos para medias tintas. O se está del lado de los/as laburantes o se está del lado de la patronal. El discurso de que de esta crisis “salimos entre todos”, viene a tratar de borrar los intereses de los de abajo, ya que no apela a la solidaridad de clase sino a respaldar a la clase política o a “cacerolear” bancando a los empresarios.
La solidaridad en este escenario complejo es vital para responder cada guadañazo patronal. La independencia de clase es imprescindible aquí para no quedar a merced de los intereses de los gobiernos y partidos políticos electoralistas. Este momento bisagra requerirá, con los recaudos y medidas sanitarias ineludibles, unidad y acción directa de los/as trabajadores/as frente a una profundización del ajuste -o inclusive de nuevos intentos de reforma laboral-. Es momento de continuar poniendo límites a los de arriba, no solo con el boicot y la denuncia virtual, sino con la acción directa, única garantía de los oprimidos. No nos quedaremos de brazos cruzados mientras intentan quitarnos derechos y conquistas históricas, en el medio de esta emergencia sanitaria. Tenemos en claro que la pandemia más peligrosa es la pandemia capitalista, que precariza, empobrece y asesina a los pueblos.
Desde la FAR llamamos a resistir despidos y suspensiones, pelear por la defensa del salario y exigir todas las medidas de seguridad e higiene que nos corresponden!
Que la crisis social y sanitaria la paguen los de arriba!
El límite lo ponemos luchando!!!
Arriba los/as que luchan!!! 
Federación Anarquista de Rosario

sábado, 4 de abril de 2020

FRENTE A LA PANDEMIA CAPITALISTA, SOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS Análisis de coyuntura. Abril 2020

FRENTE A LA PANDEMIA CAPITALISTA,
SOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS
Análisis de coyuntura. Abril 2020

El 2020 se inicia con algunas modificaciones a nivel de la región pero sobre todo
con la continuidad de la inmensa movilización del pueblo chileno, esa revuelta popular
que lleva ya bastante más de 100 días, ha modificado la situación social y política de
dicho país, pero también de la región. Abre un nuevo escenario y se inscribe, como
decíamos en anteriores análisis, en la oleada de movilizaciones que vienen
desplegando los pueblos latinoamericanos (Haití, Ecuador y en otros países con menor
intensidad). Son tiempos de pueblos en la calle, son tiempos de lucha.
Al mismo tiempo, empieza en el mundo una crisis económica que se profundiza
con el coronavirus y su impacto en los mercados internacionales. La cuestión del
petróleo y sus efectos en las economías periféricas de Latinoamérica también pueden
impactar en el costo de vida y la legitimidad de la tecnocracia ultraliberal que sigue
como parte de esta nueva fase en nuestro continente.
Pero también, la pandemia del coronavirus trae una serie de cambios en esta
etapa que es difícil y prematuro estimar su calado. Sin embargo, su impacto nos obliga
a hablar de una situación nueva, una etapa global que está cambiando con una política
de control de grandes poblaciones y aumento de medidas represivas, donde se hacen
evidentes además los estragos ocasionados por más de tres décadas de neoliberalismo
con el desmantelamiento de la salud pública y la seguridad social.
Dividiremos este análisis de coyuntura en dos secciones: una primera abordando
la movilización en Chile y los cambios políticos y sociales en el continente y una
segunda con un análisis primario acerca de la nueva coyuntura desatada a partir de la
expansión del Covid-19.
CHILE: LA REVUELTA POPULAR QUE ABRE UNA NUEVA ETAPA
"(…) una Asamblea Constituyente es el medio utilizado por las clases
privilegiadas, cuando una dictadura no es posible, ya sea para prevenir una revolución,
o, cuando una revolución ya ha estallado, para detener su progreso con la excusa de
legalizarla, y retirar muchos de los posibles logros que el pueblo haya obtenido durante
el período insurreccional” (E. Malatesta, 1930)
El pueblo chileno lleva seis meses de revuelta social en la calle. A lo largo y
ancho del país se han desarrollado protestas desde el 18 de octubre, día en que
Santiago colapsó. La gota que derramó el vaso fue el aumento del pasaje de metro, y
fue el movimiento estudiantil quien encendió la mecha de la rebeldía. Los molinetes
eran saltados por miles de jóvenes ante las caras de impotencia de los carabineros.
Rápidamente la protesta estudiantil ganó simpatías importantes en el seno del pueblo,
al punto tal de que otros sectores se fueron sumando a la misma, y de las estaciones
de metro la protesta saltó a las calles.
La represión del estado no se hizo esperar: decreto de Estado de Sitio para
Santiago y la región metropolitana. Pero la rebeldía se extendió rápidamente y en los
días siguientes todo el país estaba alzado y se ampliaría el Estado de Sitio y toque de
queda a toda la geografía chilena.
Millones de personas en las calles a lo largo de estos seis meses -como se
evidenció el pasado 8 de marzo en Santiago-, y también miles de barricadas,
asambleas territoriales, los movimientos sociales saliendo a la calle, sindicatos en pie
de lucha -especialmente la Unión Portuaria- y un amplio desarrollo de actividades y
medidas de lucha cotidianas. Entre ellas, la ocupación de Plaza Italia, convertida ahora
en Plaza Dignidad.
El pueblo chileno dijo basta a treinta años de neoliberalismo, herencia de la
dictadura. Se quebraba así el miedo y la gente salía a la calle en forma masiva por
TODO, ya no solo por un reclamo sectorial, tal como vimos importantes luchas
estudiantiles, feministas, ecológicas, etc., en años anteriores.
Así, esta crisis del experimento neoliberal chileno puede caracterizarse como
la respuesta de los sectores populares a una radicalización de los niveles de
precarización de la vida o una crisis de reproducción de la vida ejercida desde los
sectores dominantes, y que desde hace décadas tiene consecuencias concretas en
nuestros cuerpos y territorios. Los altos niveles de endeudamiento, la pérdida de
derechos sociales, la sobreexplotación, la flexibilización laboral, la nula seguridad
social, el despojo del agua y la tierra, el ascenso de los feminicidios, no hicieron más
que hacer explotar esta olla a presión de décadas de abusos e injusticias. La respuesta
de la clase dominante no se hizo esperar, tanto en el plano represivo como en el
político institucional. Inmediatamente iniciada la revuelta, el Estado profundizó su
carácter autoritario disfrazado de democracia. Ya son conocidas las aberrantes cifras
que ha dejado el terrorismo de Estado en la región: en datos del Instituto Nacional de
Derechos Humanos a febrero 2020, existirían, 3.765 personas heridas, 10.365 persona
detenidas, cerca de 2.500 prisioneros y prisioneras políticas, 411 personas con lesión
ocular, 34 personas con estallido ocular o perdida de la visión, 1.541 vulneraciones a
los derechos humanos denunciadas, de las cuales 192 corresponden a violencia político
sexual y una cuarentena de personas muertas. Complementando lo anterior en este
par de semanas transcurridas de marzo, ya hay tres personas asesinadas por agentes
del Estado, quienes también siguen mutilando, torturando y encarcelando.
El gobierno y los partidos de derecha buscaron una salida que no sólo permitiera
salvar al modelo neoliberal sino al propio sistema capitalista en Chile e idearon una
salida vía reforma constitucional. La burguesía chilena se disponía a "sacrificar" parte
de la Constitución de 1990 herencia de la dictadura pinochetista. Pero sólo están
dispuestas a maquillar dicha Constitución en una Asamblea Constituyente.
Lamentablemente, dicha propuesta lanzada por y desde arriba fue recogida por
diversas organizaciones de izquierda, que comenzaron a jugar en el terreno que el
sistema quería y necesitaba.
Así, la firma del acuerdo "por la paz y la nueva constitución" del día 15 de
noviembre, marca una posición unitaria de los partidos del orden (conservadores,
liberales y progresistas, desde la UDI hasta el Frente Amplio) en pos de la mantención
del Estado de Derecho, la institucionalidad heredada de la Dictadura y la advertencia
de una posible salida de los militares a la calle pero esta vez con impunidad
garantizada, frente a la masividad de la protesta y la intensificación de la acción
directa en el marco de un llamado de huelga general a principios de marzo.
El hecho de que hasta hoy las movilizaciones continúen a pesar de los
oportunistas de siempre, quienes se han sentado una vez más en la mesa de la
burguesía a pactar sobre nuestras vidas, marca un elemento importante de esta
revuelta y entrega orientaciones a tener en cuenta para lo que viene en los meses
siguientes. A pesar de los intentos por parte del bloque dominante por disminuir la
conflictividad social y los llamados de gran parte de la izquierda a canalizar el
descontento en el proceso constituyente iniciado desde arriba, la profundidad de la
crisis social expresada en altos grados de precarización de la población y el
descontento social como respuesta a esto, difícilmente va a ser controlada o
disminuida por algún paquete legislativo o la inyección de recursos en algún área
prioritaria (salud, educación, previsión). A nuestro entender, uno de los grandes temas
que sustentan la movilización y la simpatía hacia ésta, es la inexistencia de derechos
sociales, sumado al saqueo del agua y la destrucción de los ecosistemas.
Son tiempos de creatividad y audacia, el conflicto seguirá abierto y
seguramente se profundizarán las acciones que reúnan, que aúnen posiciones y que
apunten a crear pueblos fuertes; las calles seguirán llenas de gente, gran parte de los
oprimidos y las oprimidas ya han aprendido que la movilización y la organización son
claves en la recuperación de la vida, es tiempo de generar alternativas organizativas
que apunten a fortalecer el protagonismo popular, la organización y la acción directa
y no por el contrario, atajos constitucionales que van a oxigenar la dominación en la
región chilena.
Ya sabemos que lo que al principio partía al parecer de manera espontánea, en
donde ninguna organización podía auto-designarse como vocera del movimiento, se ha
ido transformando en un período fecundo para la politización de territorios, para la
irrupción de nuevas organizaciones y variadas expresiones de lucha para los diversos
problemas de la vida social (especial atención merece el surgimiento por doquier de
asambleas territoriales), en donde además se han ido legitimando la autodefensa, la
acción directa y la movilización como herramienta de lucha.
Por todo esto decimos que solo vemos al "proceso constituyente" como un
proceso restituyente, el cual viene solamente a dar una salida institucional al
conflicto, que, por cierto, operará en función de los intereses de la clase dominante.
Este proceso viene a reconstituir el poder del Estado y sus instituciones puestas en
total descrédito luego del estallido de la revuelta, por tanto, este proceso es más una
necesidad de la burguesía que de los oprimidos y las oprimidas.
Por consiguiente, apostar por este proceso constitucional al calor de esta
revuelta social, no es más que entregar el destino de este movimiento a quienes nos
oprimen. Una nueva constitución no cambiará las relaciones de poder en la región
chilena, tampoco es garantía de derechos sociales y de una vida digna.
La pregunta que nos hacemos es: ¿fortalecemos un proceso institucional por
arriba o ponemos todas nuestras fuerzas en la construcción de poder popular desde
abajo? Lógicamente, optamos por lo segundo, siempre. La disputa no está en el terreno
de las instituciones sino en lo que el pueblo sea capaz de desarrollar para derribar el
sistema capitalista e ir construyendo una nueva sociedad.
La etapa está abierta y las revueltas y movilizaciones populares que han
sacudido buena parte de América Latina (además de Chile, también en Ecuador, Haití
y Colombia) continuarán seguramente en breve.
Lo único que no tiene futuro es continuar apostando, como hace parte de la
izquierda, al juego dentro del sistema. Allí solo se reivindica la democracia burguesa
y al capitalismo y se votan leyes represivas, tal como ocurrió en Chile por buena parte
de esa izquierda que pretende transformar algo con esas herramientas que sólo sirven
para perpetuar un orden de privilegios.
La única salida es fortalecer al pueblo y sus organizaciones, abrir cauces a las
luchas populares y construir un Frente de Clases Oprimidas que reúna esas expresiones
y se postule la ruptura de este injusto sistema.
ANTE LA PANDEMIA CAPITALISTA, SOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS
Vivimos un momento que parece constituir una bisagra histórica, una nueva
cepa de un virus de la gripe, el SARS-CoV-2, que conmociona al mundo entero, cerrando
fronteras, golpeando fuertemente la economía global y causando la muerte de miles
de personas. Nos parece importante, desde el Anarquismo Organizado ir elaborando -
aunque sea preliminarmente- algunos análisis y líneas de acción sobre los efectos que
está teniendo y puede tener esta crisis en el campo social-político.
La aparición y propagación del virus pone al descubierto, una vez más, el
rotundo fracaso del sistema capitalista, mostrando sus facetas más crueles, inhumanas
y peligrosas para las clases oprimidas. En primer lugar pone de relieve que los avances
tecnológicos en el ámbito de la salud, no han podido prevenir ni contrarrestar este
fenómeno, dando cuenta que los billonarios recursos sociales que administran las
empresas farmacéuticas y de salud no están puestos en mejorar la calidad de vida de
los y las habitantes y prevenir enfermedades sino en maximizar sus ganancias, aquí no
hay más que sentido común capitalista, pero que tiene sus efectos en la crisis de salud
que se está viviendo en el mundo entero.
Esta pandemia no es un castigo divino o una "prueba a la humanidad", es una
expresión de la crisis civilizatoria-ecológica que azota a nuestro planeta. La
mantención de las ganancias capitalistas genera que ecosistemas enteros sean
arrasados, la optimización genera que se eliminen los genomas "no productivos", y la
mercantilización de cuerpos y territorios hace que la posibilidad de que un virus mortal
elimine a un porcentaje de la población mundial sea un riesgo que se asume en pos
de la mantención de la economía mundial.
Estamos en un punto de quiebre, en donde la humanidad se debate en la
continuidad del sistema de dominación capitalista o la vida.
Por otro lado, no es menor el dato de que el coronavirus tiene efectos
devastadores sobre la población más golpeada de los últimos años: la que supera los
60 años. Esto tanto en términos de salud, a partir de la falta de vacunas, el incremento
en los medicamentos, el abandono de una parte importante de tratamientos, así como
también en el sistema previsional, donde ha sido el sector históricamente más
castigado, teniendo como referencia inmediata la antipopular reforma jubilatoria de
Macri de 2017, y su modificación durante el actual Gobierno, para el caso argentino,
su completa privatización en Chile siguiendo el modelo norteamericano, los recortes
al Sistema Único de Salud (SUS) en Brasil, etc. El campo popular debería, en este
sentido, buscar que se juzguen como criminales algunas de las reformas más recientes,
así resuena la eliminación del Ministerio de Salud por el anterior gobierno argentino
como un crimen contra la salud pública, que tuvo como consecuencia inmediata el
rebrote de sarampión, una enfermedad que había sido extinguida en Latinoamérica. A
las claras, la población adulta mayor es la población “sobrante” de un sistema social
que viene colapsando. Con todo lo hasta aquí expuesto, queda en claro que la vida y
la salud son un negocio, más que un derecho.
En la región latinoamericana, la clase trabajadora más precarizada y
empobrecida será, sin lugar a dudas, la víctima principal de la situación generada por
la pandemia. Así serán golpeadas personas que no cuentan con alcantarillado y agua
potable, viéndose imposibilitadas de atender muchas de las medidas higiénicas
necesarias, las familias hacinadas en piezas e inquilinatos no pueden atender el
aislamiento preventivo, las decenas de miles de personas en situación de calle no
cuentan con un hogar donde resguardarse, las y los trabajadores independientes que
ganan su sustento diario no pueden atender los llamados al confinamiento o la
población privada de libertad que sufre el hacinamiento, el trato cruel y la
desprotección planificada.
En consonancia con esta idea, la historia nos ha mostrado que en más de una
oportunidad, las enfermedades y el control sobre nuestros cuerpos, ha sido utilizado
por los distintos Estados como arma en función de sus intereses imperialistas. Además
de los conocidos experimentos del nazismo, en América Latina tuvimos casos
emblemáticos como la inoculación de sífilis en la población guatemalteca por parte
del Ejército estadounidense. Semejantes aberraciones solo son posibles en un orden
social capitalista, y que hace a más de uno dudar sobre el origen particular de este
virus, en el seno de una de las potencias imperialistas que viene disputando el orden
mundial. Diversas teorías han circulado que abonan en este sentido y desnudan la
crueldad del sistema y sus políticas imperiales.
La respuesta del arriba. Estados de Excepción
Junto a la crisis sanitaria que hoy vivimos, vale poner en relevancia los
mecanismos que han utilizado los distintos Estados para contener la pandemia. Para el
Anarquismo Organizado este es un elemento clave en las proyecciones políticas que
podamos asumir a mediano y largo plazo. El pánico, el miedo y el desconcierto han
fortalecido el discurso totalitario de la crisis sanitaria. En este sentido, las medidas
más restrictivas y represivas se posicionan a nivel de Estado como las más efectivas
para contener un virus que se esparce en miles de personas cada día, desarrollando un
discurso bélico, patriotero y que desconoce las clases sociales.
Asimismo, países con la capacidad de centralizar la economía y restringir
severamente las libertades de su población, tal como el caso de China, refuerzan su
modelo de gestión estatista del capital, ante un neoliberalismo que hace agua en
Europa, Estados Unidos y América Latina, donde la imposibilidad de paralizar la
economía hace inocua cualquier medida de contención al virus. En consecuencia,
asistimos a una disputa dentro de la clase dominante, en donde el modelo de gestión
neoliberal y centralista se baten en un duelo a muerte para decidir quién liderará una
nueva fase en la historia del sistema capitalista.
Las clases oprimidas deben estar alertas, el Estado de Excepción Permanente
se refuerza e indistintamente los Estados del mundo sacan a la calle a los militares,
otorgándoles poder de gestión, planificación y acción en esta crisis. Un claro ejemplo
de esto es el actual toque de queda instaurado en la región chilena, que va desde las
22 hasta las 05 horas, con la única función de controlar las calles, reprimir y volver a
tener presencia en poblaciones y avenidas en donde desde la revuelta social del 18 de
octubre, no tenían mayor capacidad operativa. Al día de hoy ya van más de 300
detenidos y detenidas por el toque de queda, que sin duda no son del barrio alto sino
de los barrios populares. Algo similar ocurre en Argentina donde las personas detenidas
superan los 3200 y también en otros países como Perú y Paraguay. Los militares en las
calles no aportan en nada al control del virus, es solo la garantía de contención a una
clase oprimida cansada del gobierno y su política genocida.
Consecuencias sociales y más represión
El impacto social y económico de la rápida propagación del coronavirus está
quedando en evidencia. Por un lado, sabemos que el freno de la economía mundial lo
pagaremos los y las de abajo. Ya en los países donde el virus está más esparcido se han
producido despidos y reducción de salarios, y ni que hablar de los efectos arrasadores
que está teniendo en los sectores desocupados y precarizados. En Uruguay, en los
primeros días, de más de 21 mil envíos al seguro de paro, más de 3500 eran despidos,
es decir un 15% .Al momento de escribir, los envíos al seguro de paro totalizan más de
60 mil. En Argentina, a la fragilidad producto de la deuda pública, y la intención del
gobierno de pagarla a costa del pueblo, se le sumará el daño que genera esta
pandemia, que expresa la debilidad de un orden económico que tiene a casi el 50% de
la población en la pobreza, y una tasa altísima de trabajadores y trabajadoras
precarizadas, a quienes el aislamiento está afectando de sobremanera al verse
restringidas sus fuentes de supervivencia . De la misma forma, el sector privado
evidencia el saldo de despidos que la crisis va a dejar para salvar las ganancias
patronales como queda evidente en el intento de despido de 1500 trabajadores y
trabajadoras de la multinacional Techint en Argentina.
Mientras se propaga el virus, la clase dominante se atiende en clínicas privadas
con la mejor tecnología disponible a un altísimo precio, y por otro lado, nuestra clase
debe tratarse en hospitales carentes de insumos médicos, personal y recursos. Mientras
nuestra clase aborda con miedo el sistema de transporte atestado de gente, la clase
dominante va a pasar su cuarentena a sus casas de veraneo en las playas más
exclusivas. Mientas la incertidumbre económica ronda los hogares de nuestra clase, la
burguesía acapara alimentos y productos de higiene. Incluso en Chile, comunidades
enteras no disponen de agua para la higiene como en Petorca, mientras que en esos
mismos territorios, latifundistas y trasnacionales acumulan agua para sus proyectos
extractivistas en la producción y comercialización de palta. Cabe destacar en el caso
de Chile, que los exámenes de Covid-19 son pagos, costando 30 dólares
aproximadamente, siendo el único país de Latinoamérica que cobra el examen, al cual,
claro está, solo acceden los sectores pudientes.
Por otro lado, la restricción de derechos políticos y mecanismos de control
social más agresivos avanzan, ganando consenso social como única forma de garantizar
el freno de la pandemia. Todo esto dentro del marco de una supuesta democracia, que
fácilmente se modula hacia estados de excepción, imitando las técnicas de control de
la tan cuestionada dictadura del PC Chino.
Veamos el caso argentino a modo de ejemplo: con el decreto de cuarentena y
aislamiento social obligatorio que Alberto Fernández sancionó el 19 de marzo, se
cristaliza el carácter represivo de la estrategia de contención de la pandemia. Se
anunció la salida a las calles de todas las fuerzas represivas, incluido el ejército.
Configurando un virtual–por ahora, ya que puede ser establecido prontamente- Estado
de sitio, dejando a la población a merced de la violencia diaria que ejerce el aparato
represivo con la excusa de frenar el avance del virus. Sabemos que estos dispositivos
de control social se van a llenar de recursos y experiencia, y que habrá que ver si son
deshabilitados una vez terminada la pandemia. Estimamos que salvo se pongan en
marcha otras formas solidarias y desde abajo para contener la propagación del virus,
el control y la represión servirán como mecanismo para “contener” también el posible
descontento que generen los efectos de esta crisis y que persistirán una vez
terminada. Mientras tanto, el despliegue de las fuerzas represivas por todo el territorio
está dejando indefenso al grueso de las organizaciones de los sectores populares.
En los hechos, ya hubo un adelanto con la represión desatada por Rodríguez
Larreta contra las y los manteros, que devino en la muerte de la vendedora ambulante
Beatriz Mechato, y la posterior detención de Juan Grabois y 12 militantes más de la
CTEP. En este sentido, Alberto Fernández decidió expresar la decisión de la cuarentena
general con una conferencia pública junto no solo a Rodríguez Larreta, sino también
al Gobernador Morales, responsable del encarcelamiento de Milagros Sala. Un acto
cargado de simbolismo que busca mostrar la unidad de la clase política a la hora de
defender y reafirmar la autoridad estatal en estas circunstancias, dejando de lado
cualquier diferencia que haya en materia de derechos humanos o políticos. No es
tampoco casual la arenga fascistoide de Berni a la Policía Bonaerense, sin nada que
envidiarle a la cuestionada gestión de la represora Bullrich.
En Argentina, ya en estos primeros días de cuarentena se suman miles de
detenciones por circular, lo que demuestra la disposición de los gobiernos provinciales
y nacional para llenar las comisarías y cárceles que ya funcionan con grandes niveles
de hacinamiento corriendo altos riesgos de contagio, como fue visibilizado por los
motines que protagonizaron los internos de la cárcel de Bower en Córdoba. Se
profundiza, entonces, el ataque a los DDHH de los cuales se jacta en su retórica el
kirchnerismo. Sobre esto debemos recalcar que la Gendarmería que patrulla las calles
es la misma que recientemente asesinó a Maldonado, que la Prefectura que realiza los
controles es la misma que fusilara por la espalda a Rafael Nahuel, y que las policías
provinciales son las responsables de miles de casos de gatillo fácil a lo largo y ancho
del país.
Las trabajadoras en primera línea.
Que sigan trabajando o que estén en su casa, las mujeres están en primera línea
en la lucha contra la pandemia, pero también las primeras víctimas de la crisis sanitaria
actual.
La crisis destaca el rol esencial de ciertos sectores de actividades (salud,
educación, preescolar, ocupaciones del cuidado, agro-alimentario y distribución,
limpieza, trabajo social, transportes y entrega, etc.). Sin embargo, son mujeres, la
mayoría de las veces mal pagadas y precarizadas, que principalmente trabajan en la
mayor parte de estos sectores.
Con esta crisis la población descubre de nuevo las profesiones útiles
socialmente, las que no se puede prescindir y que responden a las necesidades
esenciales de todos y todas.
En todos estos sectores, las trabajadoras enfrentan a una doble pena. No sólo
deben seguir trabajando con el riesgo de contaminarse y de contaminar a su familia
por falta de protección adecuada y de consignas de higiene claras. También, tienen
problemas con la gestión del cuidado de sus propios hijos e hijas en razón de los
horarios atípicos y aun mas cuando están en situación de familia monoparental.
El desigual reparto de las tareas no va a resolverse por el hecho del
confinamiento. Recordemos que las mujeres garantizan la mayoría de las tareas
domésticas y del cuidado de los niños y las niñas, también cuando están en pareja. En
el caso en que los padres están en teletrabajo, ¡se
imagina fácilmente cómo pueden repartirse las tareas en las parejas en las que ya son
atendidas por las mujeres el resto del tiempo! Son las madres las que acompañan a sus
hijos e hijas y hacen el seguimiento de los deberes y se añade a eso el tratamiento de
las tareas domésticas que no dejan mucho tiempo al teletrabajo para las que pueden
pretenderlo.
El confinamiento generalizado represente un riesgo suplementario para las que
viven violencias en el seno de la pareja. Las asociaciones especializadas, que
acompañan a las mujeres víctimas de violencias, dan la voz de alarma desde el anuncio
del confinamiento. La ausencia de momento de descanso que representaban los
períodos de horarios de trabajo al exterior de las víctimas y/o de los agresores, la vida
común de forma continua, van matemáticamente aumentar el número de actos de
violencia (que sean psicológicas, físicas o sexuales). En un contexto de aislamiento
total, en el que la palabra clave es no salir (y sobretodo sin sus niños y niñas), sin
posibilidades de esconderse para llamar a las asociaciones, a líneas directas, la
vigilancia y la intervención de los y las vecinas son cruciales. Más que nunca la
expulsión del cónyuge violento debe ser la regla para proteger a las mujeres pero
también a sus hijos e hijas, pues hoy, por ejemplo en Francia, son testigos pero
también co-víctimas de la violencia machista.
Si el confinamiento es necesario para frenar la propagación de la epidemia, no
se puede hacer sin medidas específicas para las mujeres víctimas de violencias
patriarcales. Por todas partes, seamos vigilantes y solidaricémonos para que este
período de confinamiento no sea insoportable para mujeres.
Podemos decirlo desde ahora: de ninguna manera las trabajadoras pagarán esta
crisis. Ni por un regreso masivo de las mujeres a casa, ni por el debilitamiento del
código del trabajo. ¡Nuestras luchas colectivas deben estar a la altura de las
circunstancias actuales!
Brasil: crisis política a punto de estallar en medio de la pandemia
En Brasil el gobierno de Bolsonaro sigue con sus prédicas ultraliberales,
burguesas, irracionales y anticientíficas en medio a la pandemia del coronavirus.
Bolsonaro, cada vez más aislado, se opone a la cuarentena social y enfrenta
resistencias dentro de su base de apoyo. Cuando empiezó la crisis de coronavirus, el
gobierno coqueteó con intentos golpistas, movilizando sus bases reaccionarias y
militares en defensa de sus políticas ultraliberales y autoritarias contra el corrupto
congreso brasileño. También, mencionó el Estado de Sitio para agitar sus bases
militares en medio a la pandemia y recibir apoyo político. Sigue con este modelo de
hacer política que usa la movilización de su base social de extrema-derecha para lograr
sus objetivos reaccionarios y que, en medio de la pandemia, reproduce teorías
irracionales y conspiratorias de que el virus es apenas una histeria de los medios.
La economía brasilera, ya antes de la pandemia, venía con bajo crecimiento y
el aumento del costo de vida. La total incapacidad del neoliberalismo brasileño para
mitigar los efectos de la crisis, desarrollan mejores condiciones para que el pueblo se
oponga al proyecto neoliberal de Paulo Guedes y Bolsonaro en medio plazo, pues el
discurso oficial del gobierno y el apoyo de los medios, prometían que con los recortes
y saqueo de derechos de los y las de abajo, la economía brasileña crecería
sustancialmente. Mismo con el desgaste de la solución neoliberal, el gobierno de
Bolsonaro fue incapaz de proponer soluciones fuera de su cartilla económica, y sigue
apoyando que las y los trabajadores paguen por la pandemia. Peor, Bolsonaro y sus
apoyadores más fanáticos, junto con sectores de la burguesía, empezaron una campaña
contra el aislamiento social, con un discurso demagógico de defensa de los empleos y
de la economía. Aunque no desarrollan ninguna alternativa económica para los y las
de abajo y los sectores precarizados, el ejecutivo sigue con la tensión de contrariar las
resoluciones médicas y proponen el fin de la cuarentena.
La campaña “El Brasil no puede parar” fue impulsada por la familia Bolsonaro
y la extrema-derecha por la difusión masiva de “fakenews” en los software de
comunicación y sigue la lógica de que los y las de abajo paguen con su vida, con hambre
o con sus sueldos la crisis. En los medios, la idea de impeachment empieza a mostrarse
en los diarios y la clase dominante y la burguesía discute silenciosamente opciones
para actualizar el marco de sistema de dominación, obviamente, con pérdida para la
clase trabajadora. Destacandose la crisis del pacto federativo y la disputa entre
sectores de la derecha, con políticos de los estados brasileños haciendo una defensa
del aislamiento en oposición a la posición del Bolsonaro con objetivos electorales.
En el campo de la oposición de la clase trabajadora, la huelga petrolera y las
manifestaciones de las mujeres el ocho de marzo empezaron las luchas de 2020, pero
la situación de coronavirus han cancelado las protestas por la memoria y justicia en el
caso de Marielle Franco y por presupuesto para la educación, que podrían fortalecer
una ola de protestas sociales contra el ajuste neoliberal y sus recortes brutales.
Asimismo, siguen, casi todos los días, los cacerolazos contra el gobierno y la
insatisfacción de los y las de abajo ha producido una victoria con el aumento del apoyo
económico para sectores desempleados. También, han aumentado las presiones
populares en defensa de Sistema Único de Salud, precarizado aún más por Bolsonaro y
que ahora tiene que recibir presupuestos por la emergencia de salud.
La intensa precarización del empleo, con los de abajo trabajando sin derechos
laborales es una catástrofe donde la pandemia trae la amenaza del hambre para los/as
de abajo. Las mujeres son las más afectadas por el desempleo, representando más de
la mitad de la desocupación. Y en las favelas/villas y ocupaciones los riesgos para la
salud de los trabajadores/as son mayores pero crecen acciones de apoyo mutuo y
solidaridad entre los/as de abajo, como alternativa popular para un gobierno antipueblo. También empiezan acciones directas populares con saqueos en mercados y el
gobierno Bolsonaro enfrenta su destino final con el avance de la crisis y de la pandemia.
Europa: centro actual de la pandemia
Por otro lado, vemos como en Europa, donde también han sido atacados los
sistemas de salud con medidas neoliberales y donde no se han tomado las precauciones
necesarias previamente a la llegada del Covid-19, la pandemia causa estragos. Más de
10 mil personas muertas en Italia y más de 5700 en España, con cifras que aumentan.
Se han aplicado sistemas de control de poblaciones a gran escala: 15 millones de
personas confinadas en el norte de Italia, Francia también y con una circulación muy
restringida, hablan a las claras que los Estados aprovechan la situación para poner en
práctica mecanismos de manejo de poblaciones en situaciones de crisis, militarizando
la vida social, represión y otras medidas que nos hacen recordar a épocas pasadas,
pero con un perfeccionamiento de los mecanismos.
Mientras tanto, se desarrolla sin problemas en Europa el mayor movimiento de
tropas en una maniobra y entrenamiento militar en las fronteras con Rusia, donde
participan 20 mil soldados norteamericanos y 10 mil de los restantes países de la OTAN.
Allí parece no haber riesgo de contagio. Es el diseño de un mundo híper controlado en
extremo y militarizado con la finalidad de contener las protestas y revueltas sociales
para que el capital haga su fiesta. La expansión de esta pandemia les sirve de excusa
para probar sus "mecanismos".
Para completar esta caracterización, a nivel cultural también se manifiestan
efectos, con el refuerzo del individualismo, el peligro del “otro” y la cultura del
“sálvese quien pueda”, sumado que se busca hacer de cada “ciudadano” un potencial
vigilante. En este marco no sorprende la tendencia de la población, que está en
capacidad económica, al acopio de alimentos y víveres.
En definitiva, el virus está evidenciando la lucha de clases: sanidad pública
desbordada, servicios sociales desatendidos, trabajadoras precarizadas manteniendo
los servicios básicos mientras los cargos directivos se protegen en casa, expedientes
de regulación temporal de empleo a cargo de fondos públicos en empresas millonarias,
carencia de pruebas diagnósticas y medios de autoprotección para las clases populares
y represión a las más precarizadas para permanecer a casa, o abusos policiales de todas
las fuerzas represivas, avaladas por el Gobierno de la Generalitat en el caso de
Cataluña y por el Estado español en general. Mientras tanto, mano laxa con las fugas
a segundas residencias, también con empresas que no son de primera necesidad y
obligan a asistir a las trabajadoras y los trabajadores poniéndolas en riesgo, clase alta
y política con medidas sanitarias privadas a su disposición, uso de hoteles como
hospitales, entre otras medidas que nos llevan a afirmar que la expropiación de
infraestructuras es una necesidad evidente y una responsabilidad de clase y humana.
Estado de emergencias en Medio Oriente
El "Estado de emergencia" es el primer método utilizado para los estados de
Medio Oriente, que se ha convertido en escenario abierto de guerra durante muchos
años. Las políticas, que se configuran de acuerdo con las necesidades de los estados y
los capitalistas en lugar de las necesidades de la gente, continúan en el proceso del
Covid-19.
No es importante para los estados las muertes en medio de la epidemia. Tomar
medidas para el futuro con respecto a la población despedida resulta una pérdida de
tiempo y dinero para los estados. El principal problema de los estados y las empresas
de hoy es cuáles serán los efectos económicos de la epidemia y cómo evitar una
rebelión social. Las precauciones y medidas tomadas son enteramente en función de
esto último: prohibiciones de viaje, prohibición de todo tipo de actividades,
prohibiciones de organización, toques de queda, retenes.
Es obvio que con medidas autoritarias y militaristas, los primeros sectores a los
que se dirijan los mecanismos de control serán aquellos excluidos o que irán siendo
excluidos, como inmigrantes, mujeres, desempleados, personas sin hogar.
Las personas que viven en diferentes geografías en el Medio Oriente dan testimonio de
un proceso en el que los estados van militarizándose y volviéndose más autoritarios.
Los sistemas de salud luego de más de 30 años de neoliberalismo
La salud pública ha sido objetivo de reiterados ataques y reformas neoliberales,
recortando sus recursos y desmantelándola. Tomemos por ejemplo Chile, laboratorio
del neoliberalismo. Allí la salud pública viene siendo desmantelada desde la dictadura
de Pinochet y profundizada su mercantilización durante el pacto transicional. El
traspaso de los consultorios a las municipalidades, la concesión de los hospitales, el
traspaso (saqueo) de recursos hacia clínicas privadas, los recortes presupuestarios, la
eliminación de la salud comunitaria, el quiebre del vínculo entre los barrios y sus
centros de salud, ha generado la crisis actual de la salud, en donde sabemos que no
existen ni las condiciones ni los medios para hacerle frente a esta crisis. Aún sin llegar
al peor escenario, escasean los insumos médicos y de seguridad, como también
personal, no hay una amplia cobertura de camas ni respiradores, por ende las clases
oprimidas serán fuertemente golpeadas por la pandemia al no poder pagar el
tratamiento y cuidados adecuados ante el virus.
En buena parte de Europa la privatización sanitaria de los últimos 10 años que,
irónicamente, también fue fruto de otra crisis (la del 2008, por si lo habíamos olvidado)
que ha dejado un panorama nefasto en el ámbito de la sanidad. Multitud de centros
hospitalarios con plantas cerradas, menos personal y peores condiciones laborales,
entre otros. Deja en evidencia que el modelo privatizador actual no es solo un error y
una estafa sino que nos expone y nos hace todavía más vulnerables como sociedad.
Y ¿ahora qué?, el Estado desvía a personas enfermas a centros privados por
carencia de recursos en los centros públicos y las facturas las pagaremos después todas
y todos. Mientras, aplauden a los y las profesionales, a quienes han estado condenando
con los recortes desde el 2008 tanto el Estado español como la Generalitat de
Catalunya, y en otros países del continente y el mundo.
Todo esto no es casual, por cierto, sino que es parte de la planificación de la
clase dominante, en donde la mercantilización de los derechos sociales nos ha
arrebatado hasta el que se nos atienda ante una enfermedad, es más, el saber si se
está contagiado depende la capacidad monetaria de cada uno. Esta necro-política de
asesinato masivo contra los sectores empobrecidos es la verdadera cara del sistema de
dominación.
Los efectos de un sistema ecocida y genocida
El capitalismo es un sistema de dominación que desprecia la vida humana. Lo
estamos viviendo en estos días pero así ha sido a lo largo de la historia: las guerras, los
genocidios, las políticas represivas, el hambre, son algunas de esas bestiales políticas
que el sistema lleva a cabo con sus personeros e instituciones encargadas del "trabajo
sucio".
A ello debemos sumarle la política de saqueo de recursos y devastación del
planeta. La política imperial que se ha venido desarrollando desde la conquista de
América por parte de Europa y luego, cuando ese mismo continente arrasó con África
y Asia principalmente, acaparando las riquezas para el desarrollo del capitalismo
monopólico y de sus Estados garantes.
Hoy estamos en una etapa cada vez más concentradora del capital y tecnificada
en lo que refiere al saqueo. Hoy, 2153 mil-millonarios poseen más riqueza que 4600
millones de seres humanos, es decir, el 60% de la humanidad. Son constantes las
migraciones hacia Europa de millones de personas que sufren las más atroces
vejaciones en el camino a la costa, para luego sufrir otras en el cruce del Mediterráneo,
si logran cruzarlo. O viviendo en verdaderos campos de concentración -que es en lo
que han convertido a los campos de personas refugiadas- en Turquía, mientras este
Estado dictatorial utiliza a las y los migrantes como arma de presión a Europa para que
ésta le financie con decenas de miles de millones de euros. Así, de este modo, la
Turquía de Erdogan tiene fondos frescos para combatir al pueblo kurdo, hacer que su
población viva bajo Estado de Sitio constante e invadir Siria y ahora Libia.
Con guerras, con invasiones o simplemente con inversiones, el capital
multinacional viene devastando el planeta. No se respetan los ecosistemas tal cual
existen, ni la reservas de agua o de bosques. Alcanza con señalar lo acontecido en la
Amazonía con la "temporada de incendios" desarrollada por la burguesía rural brasileña
con total apoyo de Bolsonaro y en otros países de la región. El capitalismo no solo mata
gente, mata a la naturaleza, y lógicamente con ello dificulta más la vida humana. El
capitalismo solo sabe sembrar terror y muerte. Es lo contrario a la vida.
Bosquejando la etapa que se abre a escala planetaria
En anteriores materiales veníamos analizando un cambio en la etapa, sobre
todo a raíz de las importantes movilizaciones que se desarrollaban en América Latina
y otras partes del mundo, cambio que aún sigue abierto.
Ahora, sin lugar a dudas, la pandemia del Covid-19 permite al sistema
capitalista una importante reestructura para tecnificar aún más su dominio, saqueo y
control sobre pueblos enteros. Los controles de poblaciones que se vienen llevando a
cabo, impidiendo los movimientos y controlando los desplazamientos de la gente, la
militarización de países enteros, el Estado policial que se desarrolla en general, las
tecnologías aplicadas en materia de seguridad ahora desplegadas con el argumento de
"controlar la pandemia", la proliferación de discursos racistas y ver al "otro" ya no solo
como un "enemigo" sino como un "vector de contagio", el cierre masivo de fronteras,
el cierre de mercados y la consolidación por la vía de los hechos de grandes bloques o
zonas económicas, al mismo tiempo de que los Estados reclaman una nueva soberanía
que estaban dispuestos a entregar hasta hace poco a los organismos transnacionales o
multilaterales, los cambios en las formas de trabajo implantándose el tele-trabajo o
trabajo a domicilio a gran escala, la pérdida de derechos sociales y empobrecimiento
mayor aún de grandes capas de la población mundial, la posibilidad para los capitalistas
y sus organismos como el FMI y otros de aplicar sus propuestas de reformas para
continuar saqueando los derechos de los y las de abajo, son solo algunos de los ejes
que parecen perfilarse en el diseño de la etapa que se viene. Una sociedad hípervigilada para ser saqueada.
Esta pandemia les viene como anillo al dedo a las clases dominantes de cada
país y del mundo para tomar las medidas que estiman necesarias para contener las
protestas sociales en curso en varios puntos del planeta. Con el pretexto de la
pandemia sacan al Ejército y todas las fuerzas policiales a la calle a reprimir al pueblo,
cuando en realidad lo que se necesita son medidas de salud pública y recursos puestos
en ello, no en la represión.
Pero se abre una etapa también donde es muy probable que las luchas
populares cobren nuevos bríos: no se detendrán las movilizaciones en Chile, Francia,
Colombia o en diferentes partes del orbe. Los pueblos están en las calles, la pandemia
tendrá su pico máximo y luego se irá retornando paulatinamente a una cierta
"normalidad", que no será idéntica a la situación anterior, pero donde la gente irá
retornando al trabajo, se irán retomando las actividades normales y los pueblos
ganarán las calles y campos nuevamente.
La Resistencia...
Expresiones de resistencia ya se vienen dando. En Europa se han manifestado
cacerolazos en el marco de la cuarentena, y huelgas en sectores donde se impone la
continuidad del trabajo a costa de la salud de los trabajadores y las trabajadoras,
incluyendo fábricas de gran porte y con sindicatos poderosos. En Argentina ya se han
expresado quienes trabajan en el sector mercantil, reclamando el cierre de los
shoppings, así como en otros ámbitos laborales se discuten medidas de protección de
la salud. En Uruguay, el sindicato de la construcción logró un acuerdo de licencia
especial, que en un primer momento el Ministerio de Economía había hecho fracasar.
Del mismo modo, el gobierno uruguayo sostiene un aumento de tarifas y del IVA a partir
del 1 de abril y las medidas para aquellos sectores que no cuentan con seguridad social
son nulas al momento. Se cacerolea y se han desarrollado infinidad de ollas populares
en los barrios y a partir también de sindicatos.
Creemos que para lo que se viene es importante tener en cuenta algunas líneas
de acción, como la lucha contra despidos, suspensiones y reducciones de salarios,
reclamo de subsidios económicos para sectores precarizados y desocupados así como
la garantía de acceso a alimentos y elementos de primera necesidad, defensa del
sistema de salud pública exigiendo mayor presupuesto para el sector como así también
mejoras en las condiciones laborales de sus trabajadores y trabajadoras, garantizar
que el sistema de salud privada se ponga al servicio de las necesidades populares, sin
lucro, y apelar a la solidaridad entre los y las de abajo para contener la propagación
del virus evitando el avance del control social. Lo mismo puede decirse de la seguridad
social, que sea un servicio público y no esté en manos de privados como las AFP en
Chile o AFAP en Uruguay, incluso deben aumentarse los aportes patronales para que
sean los dueños del capital los que paguen el costo de esta crisis.
La pandemia y sus efectos no surgen de la naturaleza sino de un determinado
sistema que hace posible estas crisis a costa de la salud y el bienestar de la mayoría
de la población mundial, urge resistir esta situación desde una perspectiva
revolucionaria, articulando las luchas del hoy con la sociedad que soñamos.
Es claro, en esta situación de extrema gravedad, que los pueblos siguen
luchando en la medida de sus posibilidades: cacerolazos, ollas populares, formas de
solidaridad desde abajo que se han desarrollado, todo ello abreva en las mejores
tradiciones de lucha y organización de los y las de abajo. Tenemos la convicción que
la solidaridad y el apoyo mutuo son nuestras mejores armas como clase, y organizadas
territorialmente, permiten construir a futuro. Se organizan brigadas sanitarias por
doquier, en donde se hacen cargo del abastecimiento de personas adultas mayores y
personas con diversidad funcional; es importante generar y apoyar estas redes de
apoyo -al igual que las ollas populares-, lo mismo otros esfuerzos que permitan a los y
las de abajo enfrentar esta crisis de la mejor manera, incluyendo las redes de apoyo a
las mujeres y a las niñas y los niños que sufren violencia patriarcal, problema que se
acrecienta ante el encierro.
Así también crecen las protestas por la vida, pequeñas comunidades rurales y
del litoral chileno cortan el camino con barricadas para evitar que la clase alta llegue
a sus fundos y casas de veraneo. Las trabajadoras y los trabajadores, por su parte,
paralizan su producción realizando manifestaciones que exigen el cierre de locales y
la suspensión de actividades laborales tanto en Europa como en América Latina. Toda
esta voluntad debe transformarse en una HUELGA GENERAL POR LA VIDA, la cual sea
efectiva y sin contemplaciones.
Esta pandemia y sus efectos abren una posibilidad importante a los pueblos:
por un lado, nos permite una crítica implacable al modelo neoliberal y sus medidas
aplicadas desde los años setentas, plantear con más firmeza la defensa de la salud
pública y la seguridad social y todos los derechos y servicios sociales, reforzando las
luchas en su defensa y contra su privatización o precarización, lo mismo que en lo
referente al trabajo y las condiciones de vida. Permite a su vez una crítica feroz al
sistema capitalista: crítica a la propiedad privada, crítica al Estado, las políticas
securitarias, el afán de lucro, etc.
Y por sobre todo, nos permite plantear o al menos bosquejar, las nuevas
relaciones sociales que queremos, la nueva vida. En forma parcial o global, permite
que vayamos reafirmando cada vez más nuestro proyecto de sociedad socialista y
libertaria.
Para limitar el daño social
La pandemia habrá sido el detonante del crac y de la crisis financiera prevista
desde hace mucho tiempo por todos los economistas serios. Luego de la crisis de 2008,
los Estados habían tomado enormes sumas de los fundos públicos para salvar a los
operadores y los bancos privados. Una vez más la economía-casino va a quebrar, y será
en proporciones sin duda peores que en 2008.
Con su cortejo de despidos y de subempleo, esta crisis golpeará en primer lugar
a las clases populares que van a hacer frente a un incremento del desempleo, de los
tiempos parciales, de los trabajos precarios, con una reducción del ingreso.
Para restringir los daños, se necesita por una parte fortalecer la protección
social, para amortiguar el choque, y por otra parte hacer pagar el capital. Eso supone:
- la revocación de la reforma del seguro de paro y no sólo su suspensión
- la revocación de la destrucción de las pensiones, y no sólo su suspensión
- la prolongación de los plazos para abortar, de un período igual al período del
confinamiento, para descongestionar los hospitales y anticipar las consecuencias
previsibles del confinamiento
- la gratuidad de los transportes para reducir las aglomeraciones y los vectores del
contagio
- la prohibición de los despidos durante el período del confinamiento, en
mantenimiento del salario de los contratistas particulares, de los trabajadores
interinos, en contracto temporal y de los asalariados encubiertos (contratista
independiente uberizados en particular)
- la requisa de las habitaciones vacías, de los alquileres Airbnb y los semejantes, de
los habitaciones de hotel, para proteger en condiciones de confinamiento sanitario
dignas las familias sin techo, los y las migrantes que sobreviven en campamentos
salvajes o encerrados en centros de detención, personas sin papeles que a veces son
apiladas en casas u okupa insalubres.
- para los ingresos bajos, una moratoria sobre los alquileres y las facturas de energía,
de agua, de teléfono y del Internet, la prohibición de los desalojos. Y una renta básica
de inserción para aquellas personas en situación de pobreza
También se hace imperioso desarrollar el control social de toda la red de salud,
con pleno dotación y financiamiento de las instituciones de cuidado, garantías y
protección de derechos a los y las trabajadoras de la salud, comercio, industria
sanitaria, logística y transporte, servicios públicos y población campesina. Es
imprescindible fomentar una cultura de vida y solidaridad, de auto- protección y
cuidado colectivo que nos permita superar la actual sensación de pánico y de "sálvese
quien pueda", es la clave para avanzar en la superación de la actual coyuntura.
Para detener la epidemia también se necesitan medidas urgentes, tal vez
mucho más puntuales que las señaladas, que incluyan:
1. Medidas- barrera que no sean medidas "de clase", contrariamente a lo que pasa hoy.
El confinamiento no puede depender de la jerarquía social. Por lo tanto, deben
cerrarse todas las empresas y servicios no esenciales, con el mantenimiento integral
del ingreso para los trabajadores y las trabajadoras en paro técnico, incluidos aquellas
con un estatuto precario (empleados temporales, sub contratados, cuentapropistas,
etc.). ¡Que la crisis la paguen los ricos! que pare toda actividad económica que no sea
básica, que las empresas faciliten todos los medios para garantizar el teletrabajo si
hiciera falta, y que ningún trabajador ni trabajadora se quede sin salario durante el
confinamiento. En el caso de las grandes empresas, estos salarios no pueden salir de
fondos públicos. Y, ¿si las grandes fortunas y empresas son grabadas con más
impuestos?
2. Se debe seguir el trabajo sólo en los sectores vitales a la atención médica, al
abastecimiento y a la información de la población. Pensamos especialmente al sistema
de salud, al sector agroalimentario, a los transportes, a la distribución alimentaria y
sanitaria, a los medios audiovisuales y al Internet para difundir las consignas. Los
trabajadores y las trabajadoras de estos sectores están en primera línea: salvar la
población recae sobre sus hombros. Hay que respaldar su trabajo empezando por
garantizar el cuidado de sus hijos e hijas, con medidas de prevención y de protección.
3. Al mismo tiempo, tanto por razones de eficacia como para impedir las indecentes
"corona ganancias" de los beneficiarios de la crisis, hay que requisar las empresas
privadas de estos sectores, e integrarlas en el servicio público, poniendo su
funcionamiento bajo el control de la clase trabajadora que es la mejor capacitada para
reorganizar las cadenas de producción y así protegerse del virus.
4. Más allá, es el conjunto de la producción y de los servicios que hay que reorganizar
con urgencia. La industria y los servicios deben estar enteramente vueltos hacia la
producción de material sanitario y de protección, y la garantía de los medios de
sustento para todos y todas. Si el Estado y los patrones no lo quieren, entonces les toca
a la clase trabajadora imponerlo.
5.Esta crisis nos demuestra que la sanidad no puede quedarse nunca en manos privadas.
Control social de los hospitales privados y concertados y residencias de gente mayor
sin compensación con dinero público.
6.Que los Centros de Internamiento de Emigrantes que se hayan cerrado durante esta
crisis en Europa, evidencia su farsa racista, no se vuelvan a abrir nunca más.
Los gobiernos han sido tomados por sorpresa por la situación. Podemos
imponerles cosas, pero sólo si el movimiento social y sindical se arremanga e intenta
enfrentar los problemas sin vacilación. Es entonces crucial que todos los trabajadores
y las trabajadoras conscientes y determinadas se apropien de la herramienta sindical
para agrupar a sus colegas sobre bases solidarias y combativas.
La sociedad tiene que cambiar en profundidad
Decimos con claridad: estas medidas de urgencia son fragmentarias. Responden
a la necesidad de detener la epidemia y de restringir los daños sociales. Pero no
impedirán la crisis económica que tendrá lugar, porque ésta es el resultado del
capitalismo y de la economía de mercado. El virus habrá sido sólo el detonante.
Frente a esta situación inédita, el capitalismo demostró su falla pero el Estado
va a buscar mantener por todos los medios el sistema económico actual, incluso tomar
el control sobre el conjunto de las actividades económicas, haciendo de manera
dirigista la organización de la producción por requisas u otros mecanismos.
Para los gobiernos, será la única alternativa al caos al que conduciría el "cado
uno por su lado". Para nosotros y nosotras, anarquistas y comunistas libertarias de
América y Europa, las medidas de urgencia que proponemos como las responsabilidades
que impondrán, tomarán y ejercerán hoy mismo la clase trabajadora dibujan una toda
otra alternativa. Tenemos otro proyecto a defender: un proyecto que se basa en la
ayuda mutua y la igualdad, con una organización estricta y planificada de la producción
y de la distribución de los bienes esenciales pero bajo el control de los trabajadores y
las trabajadoras.
Pensamos que ya es hora de repensar integralmente el funcionamiento de la
sociedad, de modo de satisfacer las necesidades de todos y todas . Podemos encontrar
formas y mecanismos de cuidado y protección de la naturaleza para garantizar la vida.
Podemos acabar con este sistema, poniendo todos los medios de producción y de
distribución entre las manos de la clase trabajadora, sustituyendo la economía de
mercado por una economía socializada y autogestionada, y al Estado por un sistema
federalista autogestionario.
Es imperioso avanzar en medio de esta crisis en este camino, tejiendo lazos
solidarios en el abajo, fortaleciendo las organizaciones populares y construyendo en
los hechos un verdadero Frente de Clases Oprimidas que pueda ser el articulador de
las luchas del hoy y las del mañana en pos de una sociedad socialista, libertaria,
federalista y con democracia directa.
¡QUE LA CRISIS NOS ENCUENTRE ROMPIENDO NUESTRAS
CADENAS!
¡HOY MÁS QUE NUNCA, SOLIDARIDAD ENTRE LA CLASE
TRABAJADORA Y LOS PUEBLOS DE TODO EL MUNDO!
¡POR EL SOCIALISMO Y LA LIBERTAD!
¡ARRIBA LAS Y LOS QUE LUCHA!
Coordenação Anarquista Brasileira (CAB)
Federación Anarquista Uruguaya (FAU)
Federación Anarquista Rosario - FAR (Argentina)
Organización Anarquista de Córdoba - OAC (Argentina)
Federación Anarquista Santiago – FAS (Chile)
Grupo Libertario Vía Libre (Colombia)
Union Communiste Libertaire (Francia)
Embat - Organización Anarquista (Cataluña)
Alternativa Libertaria / Federazione dei Comunisti Anarchici - AL/fdca (Italia)
Devrimci Anarşist Faaliyet - DAF (Turquía)
Organization Socialiste Libertaire – OSL (Suiza)